A través de su cuenta de Twitter, el ex jefe de gobierno de la Ciudad de México, Marcelo Ebrard, compartió una imagen con la que expresa su apoyo a las políticas y propuestas del candidato de Morena a la presidencia, Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Lo interesante, es que la imagen compartida involucra a una marca que ha logrado ganar especial relevancia en el mercado mexicano gracias a sus ejecuciones publicitarias en medios exteriores: Librerías Gandhi.

El mensaje publicado por el político, que hasta ahora cuenta con más de 3.3 retweets, 7 mil likes y 703 mensajes, abandera la frase “Leer evitará que creas que AMLO convertirá a México en Venezuela”, mientras que al pie de la frase aparece la firma de la marca comercial.

Las reacciones ante la publicación fueron diversos. Mientras que muchos de los usuarios festejaron la publicación, otros tantos expresaron su rechazo ante la aclaración utilizando incluso, imágenes que hacen referencia a la ya mencionada marca comercial.

En consecuencia, la marca comenzó a ser parte de la conversación con referencia relacionadas con plagio, pero otras tantas que hablaban de la supuesta postura política de la marca parecía profesar.

Ante este fenómeno la marca respondió desde su cuenta oficial deslindándose de los mensajes publicados en su nombre detallando que en sus campañas de comunicación “no agredimos a nadie, no tomamos preferencias políticas religiosas o de otra índole”.

 

En más de un sentido esto podría ser perjudicial para la marca, si consideramos que aunque el 67 por ciento de los responsables de mercadotecnia creen que los valores cambiantes están haciendo que las marcas se interesen más por la responsabilidad corporativa y el marketing basado en valores, el 58 por ciento de los consumidores no están de acuerdo en que las marcas involucren sus estrategias de mercadotecnia con temas políticos, de acuerdo con la agencia 4A.

Con el protagonismo que ahora tendrán las redes sociales en el próximo proceso electoral, este tipo de situaciones podrían ser cada vez más comunes con lo que las marcas tendrán que poner especial atención en cómo se utiliza su imagen en espacios tan dinámicos y complejos.

Contar con planes preventivos y de reacción será pieza clave; el rol de las agencias de relaciones públicas y de monitoreo tomará especial relevancia.