Marcas y marcadores: Un ejemplo a seguir

Éibar es una pequeña localidad del norte de España, situada prácticamente a la misma distancia de Bilbao que de San Sebastián, las dos ciudades más importantes del País Vasco. Es tan pequeña que pasa completamente desapercibida.
Desde 1940 es también la sede de la Sociedad Deportiva Éibar (S.D. Éibar) que lleva varios años en la máxima categoría del futbol español y que goza de una gran credibilidad y prestigio entre los equipos de su país, haciéndole frente a monstruos como el Real Madrid o el FC Barcelona. Por paradójico que parezca y por definición, este equipo no podría jugar en la Liga Mx. Su diminuto estadio (Ipurua, 7,083 espectadores) no cumple ni de chiste los parámetros mínimos de aforo que se requiere para la Primera División, a pesar de que anualmente ve jugar a súper estrellas como Lionel Messi o en su momento, a Cristiano Ronaldo.
Sin embargo, pese a su tamaño, es uno de los clubes mejor gestionados. De hecho, es de llamar la atención que, aunque el mercado meta es principalmente la población de la ciudad, es también uno de los más internacionales y globalizados de LaLiga.
Haciendo un símil con nuestro país, es como si la ciudad sonorense de Cananea tuviese un equipo en la Liga Mx y debiera hacer frente en su estadio al América, Guadalajara, Cruz Azul o Pumas, clubes de mayor prosapia y tradición y afición.
Uno de los aspectos más interesantes desarrollados por la S.D. Éibar radica en el crecimiento de su propia marca deportiva. Y allí ha hecho de la internacionalización de la entidad, una de sus prioridades, según lo expresa su plan estratégico. Para cumplir con este propósito, la S.D. Éibar se fijó en el mercado japonés implementando tres acciones que lo vinculaban con el país del sol naciente.
Como primer paso fichó a Takashi Inui, un jugador procedente del Eintracht Frankfurt alemán y mundialista en la Copa Mundial de Rusia 2018. Esta incorporación provocó que los ratings televisivos en tierras niponas se dispararan y lo colocó como el tercer equipo más popular allí, detrás del Real Madrid y FC Barcelona. Como consecuencia, el impacto y presencia de marca crecieron fuertemente en estos territorios y que el club fuera muy reconocido por la afición local.
La última de las acciones hizo hacer sonar la caja registradora, a través de la generación de ingresos mediante auspicios de empresas locales. De hecho, la escuadra lleva tres años trabajando con empresas japonesas y tiene entre sus patrocinadores a Hikoki, productora de herramientas eléctricas.
Para afianzar su aterrizaje en ese territorio, se asoció con el Tokyo Verdy para capitalizar el know-how y el conocimiento de los seguidores locales mediante campañas de branding, creando sinergias y construyendo proyectos conjuntos para el crecimiento de ambas marcas.
El conjunto vasco no termina con capitalizar su éxito en el Lejano Oriente, y ya ha puesto sus ojos en otro mercado igualmente atractivo: la India, en donde también otros clubes realizan esfuerzos para fidelizar a sus seguidores que se muestran ávidos de ver ligas de calidad.

¿Y EN NUESTRO PAÍS, QUÉ?
A diferencia de lo que ocurre en Europa y su creciente interés por conquistar otros mercados, los equipos de nuestra doméstica competición no hacen nada por atreverse a seducir fanáticos más allá de nuestras fronteras, sobre todo considerando que el mercado estadounidense es prácticamente una continuación de lo que ocurre en México.
Pachuca, que contrató hace algún tiempo a Keisuke Honda, intentó algunas acciones por afianzarse en el mercado japonés, pero sin continuidad. Tigres que no ha aprovechado la fiebre de Gignac para atraer más seguidores internacionales.
Para todos, el caso del pequeño Éibar constituye no sólo un reto sino también, un modelo a seguir, sobre cómo una entidad que juega ante una modesta afición (en número y en presupuesto) puede alcanzar objetivos y planes que parecerían imposibles de lograr.
Por último, el que esto escribe aprovecha la ocasión para mandar a mis amables lectores mis mejores deseos para estas fiestas de Navidad, esperando igualmente, que el próximo año sea sumamente venturoso para todos.

loading...