Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Marcas Y Marcadores: Francisco San José

Desde sus inicios, la Confederación Norte, Centroamericana y del Caribe de Futbol (CONCACAF) ha sido bastante surrealista.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

UNA RELACIÓN TÓXICA

Desde sus inicios, la Confederación Norte, Centroamericana y del Caribe de Futbol (CONCACAF) ha sido bastante surrealista. Caracterizada por tener el peor nivel futbolístico del planeta, su única ventaja radica en tener un gran número de afiliados, merced a todas aquellas antiguas colonias inglesas y francesas que pueblan el mar Caribe con nulo talento balompédico que impiden el desarrollo de la región.

Ello le ha permitido ir aumentan- do el número de plazas directas que otorga a sus agremiados para asistir a la Copa del Mundo pero ese crecimiento no ha ido a la par de sus cualidades sobre el terreno de juego.

Seamos claros. Para la CONCACAF de entre todos sus miembros, existen dos que sobresalen por encima de los demás: México y Estados Unidos. Sin ellos, la Confederación no existiría o poco menos.

En el caso de los vecinos del norte, obedece a un tema meramente económico con importantes avances en el plano deportivo. Ya se sabe que cuando los norteamericanos se interesan por algo, lo hacen de manera muy profesional y su interés por ser protagonistas en la única disciplina que no dominan, los ha llevado a irse superando tras el fracaso de su inasistencia a Rusia 2018 y de cara a ser los huéspedes principales en la Copa del 2026.

Nuestra situación es muy distinta a la de los estadounidenses. La relación de México y la CONCACAF podría guardar alguna similitud con el llamado Síndrome de Esto- colmo, que se caracteriza por el fuerte vínculo afectivo que une a una víctima con quien lo maltrata y que sin embargo, no puede (ni quiere) zafarse de ella.

Históricamente, los equipos mexicanos han dominado las competencias de nuestra zona geográfica. Ya sea a nivel de selecciones nacionales, -somos quienes más asistencia a Copas del Mundo de la FIFA, tenemos en esta región, o de clubes, los representativos aztecas representan casi en su totalidad a la confederación en distintas partes del mundo donde hay algún torneo.

Y sí a la hegemonía futbolística que México tiene, le agregamos la pasión y los ingresos en dólares que generan nuestros paisanos que viven al norte del Río Bravo, se entiende porque somos una pieza clave para el área.

A pesar de ello, el trato entre la CONCACAF y el futbol nacional no parece mejorar. Nos necesitan y nos exprimen al máximo y poco provecho sacamos de esta tóxica relación en la que aquí aguantamos, en lugar de irnos a otro lugar donde podríamos ser más valorados.

La única “ventaja” que se nos ofrece es la absoluta seguridad de calificar a la Copa del Mundo. Con un esquema de 3+1 en las plazas que la Confederación otorga, sería una auténtica hecatombe que la selección nacional quedara apeada de dicha competición. Los tres primeros lugares de la eliminatoria tienen asegurado su pasaporte y si las cosas llegaran a complicarse, como ya nos ocurrió de cara a Brasil 2014, aunque queda la opción de la repesca ante un rival de poca monta proveniente del otro lado del mundo.

MIRAR HACIA EL SUR

Puede que suene utópico o quizás sea como tratar de enamorar a tu crush pero al futbol mexicano le convendría plantearse seria- mente dejar la tóxica relación que mantiene con la CONCACAF y mudarse a la Confederación sudamericana de la que obtendría más ventajas. Al estar en un nivel competitivo mayor, podría llegar a sufrir en las eliminatorias e incluso podría fuera del Mundial pero en caso de llegar, lo haría con mayores argumentos al tener que enfrentar a rivales mucho más cualificados que los que seguirá ofreciendo la CONCACAF. Algo similar ocurriría con los clubes mexicanos disputando la Libertadores y Sudamericana en lugar de la Concachampions.

Por último, el que esto escribe aprovecha la ocasión para mandar a mis amables lectores mis mejores deseos para estas fiestas de Navidad, esperando igualmente, que el próximo año sea sumamente venturoso para todos.

EL AUTOR ES PERIODISTA DEPORTIVO CON EXPERIENCIA EN INVESTIGACIÓN DE MERCADOS Y MERCADOTECNIA DEPORTIVA. LOS ARTÍCULOS SON RESPONSABILIDAD DE LOS AUTORES. MAIL: FSANJOSE@MERCA20.COM TWITTER: @MERCASYMARC

Otros artículos exclusivos para suscriptores