Mañana tendrás menos seguidores en redes, pero es buena noticia

Una de las razones para esta depuración en Twitter y Facebook se concentra en la supervisión del cambio cúbito o atípico en las conductas de las audiencias en dichas plataformas.

Esta semana tenemos un par de noticias que de pronto parecen ligeras, pero tienen un gran trasfondo. Resulta que dos de las plataformas sociales más importantes del mundo, Facebook y Twitter, han realizado una importante depuración de cuentas que consideran “vacías” fraudulentas o inservibles.

En el caso de Facebook, hablamos de 500 millones de cuentas, es decir, un 25% de la base total, lo cual no es un tema menor. En el caso de Twitter, cuyo modelo permite con más facilidad la creación de cuentas falsas o “trolls” también sufrirá una depuración de cuentas que consideran como bloqueadas

Lo anterior no es menor porque representa eliminar una parte importante de la “basura” que habita las redes sociales, identidades falsas con propósitos de pronto oscuros, que siembran Fake news o que atacan premeditadamente a personajes públicos, celebridades o políticos.

Esto aunado a una menor ansiedad de las plataformas sociales por mostrar su poderío en función al número de seguidores representa una buena noticia al final del día.

¿Cómo impacta esto al mercadólogo digital? En mi opinión tiene impacto favorable en aspectos como los siguientes:

1. Mayor credibilidad
Este esfuerzo provoca en las plataformas una percepción de mayor integridad y preocupación por la calidad y el flujo de los contenidos que se generan en ellas.

2. Seguidores reales
Algunas marcas y celebridades han gozado del manejo, un tanto ilícito, de comprar audiencias que no existen. Este tipo de esfuerzos seguramente pretenden combatir el mal uso o compra de audiencias vía bots o falsas, para fines simplemente de percepción o de manipulación política o ideológica.

3. Menor costo de alcance real
Estamos también pasando por una etapa de las plataformas sociales, cuyas metas implican la monetización de sus modelos a través de la publicidad digital. Pagar por una pauta o campaña en estas plataformas debería mostrar un impacto favorable, sobre todo en los indicadores de “engagement” o interacciones, dado que audiencias falsas probablemente no impactan en interacciones, por lo menos no reales.

4. Mayor vigilancia en el cambio de conductas
Una de las razones para esta depuración en Twitter y Facebook se concentra en la supervisión del cambio cúbito o atípico en las conductas de las audiencias en dichas plataformas. Más allá de un tema de seguridad o protección de datos, el profesional de mercadotecnia digital estará de acuerdo conmigo en el valor de alcanzar a una audiencia con simetría y congruencia en sus hábitos y conductas, y no abordar audiencias que no agregan valor.

En resumen, esta gestión es positiva, aunque vaya a golpear nuestros indicadores de audiencias en el corto plazo.