Maestro anuncia que deja de dar clases porque hay cada vez más jóvenes con social media disorder

El impacto que las redes tienen en el comportamiento de las personas ha motivado todo tipo de desórdenes, que nos obligan a hacer una pausa en el impacto que estas tienen.

social media disorder
Imagen: Bigstock
  • El número de usuarios de redes sociales podría alcanzar los dos mil 620 millones de dólares durante 2018, según proyecciones de eMarketer.

  • Interactuar a través de redes sociales ha generado en los usuarios todo tipo de alteraciones médicas que en algunos casos han llegado a la muerte.

  • La comunicación que ocurre a través de selfies, comentarios, viralidad, etcétera, nos obliga a estudiar por qué son tan negativas las redes.

Una mala gestión de su interacción a través de redes ha llevado a los usuarios de estas plataformas a caer en un descontrol que ha generado todo tipo de padecimientos.

Esto se ha comprobado con una polémica editorial publicada por el periodista uruguayo Leonardo Haberkorn, quien anunció a través de su artículo en 2015, que ante la obsesión de sus estudiantes con las redes sociales durante clase, el no tenía más alternativa que dejar de impartir cátedra.

Su decisión lleva más de tres años de haberse publicado en un texto atemporal que nos recuerda cómo el social media disorder es un padecimiento que continúa muy presente en la actualidad.

El padecimiento es diagnosticado por Psichology Today a través de una escala de 9 preguntas en donde segmenta a quienes contestan la prueba entre usuarios saludables y usuarios con un desorden.

Algunas de las preguntas realizadas cuestionan al usuario si no puede pensar en nada más que en el momento de poder usar su red social de nueva cuenta, sobre si se sienten mal si no pueden usar las redes sociales o si recurren a las redes sociales como método de escape a sentimientos negativos.

El desorden que las redes sociales han provocado en la actualidad ha sido interpretado por fotógrafos como el estadounidense Eric Pickersgill, quien mostró imágenes de personas para revelar cómo lucen en soledad cuando no cuentan con sus teléfonos, para lograr generar consciencia con ello, de la adicción que se tiene por estos dispositivos.