M4rk3t1ng B1n4r10: El gadget más inútil

Por Luis Miguel Martínez
[email protected]
@lmuia

Todo aparato de tamaño pequeño y con una aplicación práctica se considera Gadget. Más allá de su funcionalidad, parece ser que su virtud más apreciada es la novedad. El gadget es la mezcla perfecta de objeto-del-deseo del siglo 21, muchas personas parecen adquirir status por sus gadgets, mientras otros condicionan su pertenencia a un grupo social por su colección de “aparatitos” ¿Cuál será el más inútil de todos estos pequeños artilugios?

El Gadget, como resultado de un proceso de diseño, tiene cuatro propiedades fundamentales: 1. estética, 2. funcionalidad, 3. tamaño y 4. potencial innovador. Así, la pequeña navaja suiza Victorinox en su tiempo fue un gran gadget, con su color rojo y cruz blanca era perfecta para resolver pequeños problemas mecánicos. Lentamente pasó de gadget a herramienta, de las siete funciones originales hoy en día puede tener más de 32. La Victorinox Classic es el gadget por excelencia: pequeño, bonito, útil y no cualquier tiene un navaja suiza original. Sin embargo, el mercado de los gadgets es muy competido, y cualquier mejora al gadget original lo desbanca de las tablas de hit parade. Con sólo 18 funciones, la Leatherman Juice Xe6, a ojos de muchos es mejor gadget que la Victorinox más completa. La primera tiene colores contemporáneos, que evitan el rojo helvético.

Los fenómenos de mercado de la electrónica de consumo reflejan /* o constituyen */ la dinámica del mercado de los gadgets. De esta forma, si el objetivo es aumentar funcionalidad, basta con un buen ingeniero para programar las nuevas líneas de código del microprocesador que controla al gadget, si el factor diferencial es la estética, hay que buscar un diseñador industrial, mismo que incluso podría proponer como reducir el tamaño. Sin embargo, tal como lo predice la ley de Moore y la de Kryder, el gadget tiende a contar con más funciones y en cierta visión a reducir su costo. El apuntador Láser original costó más de 100 veces lo que cuesta uno hoy en día, consumía más potencia y pesaba más. Al pasar del tiempo, nunca perdió la funcionalidad, tal vez mejoró la estética y la eficiencia, pero si redujo el costo. Conforme todos lo tuvieron a su alcance, dejó de ser gadget y se convirtió en herramienta.

Bill Adler, en su libro Los Niños y sus Juguetes, propone que un camino para entender al hombre es entender su relación con sus gadgets. Así, demuestra que cada hombre puede ser estereotipado de acuerdo con su personaje favorito, tal como James Bond, los astronautas, los que construyen cosas, vaqueros, magos o hechiceros, policias, bomberos, MacGyver y el mismo Súperman.

Particularmente, considero que es injusto estereotiparnos en una sola categoría, pues normalmente solemos pertenecer a varias. Destaca MacGyver de la Fundación Phoenix, quien construía gadgets para resolver lo que fuera; evidentemente contaba con una navaja suiza. Del lado opuesto del éxito, está el inmortal Willy E Coyote, con grandes diseños pero baja eficacia. De acuerdo con Adler, el “buen” gadget es el “más grande, más complejo, más elaborado, extenso y numeroso”.

El gadget menos útil debe de ser muy atractivo o muy pequeño y debe ser totalmente innovador, para compensar la total falta de funcionalidad. Seguramente, los lectores tendrán una propuesta competitiva, y les invito a compartirla a través de comentarios en esta columna. Pero sin lugar a duda, la piedra mascota con USB creo que es difícil de vencer. Este dispositivo plug-and-play, se conecta en un puerto y comienza la diversión. La piedra, instantáneamente comienza su magia, las personas se detendrán a tu lado y preguntarán que hace la piedra. Cada vez puedes crear una nueva historia y “no importa lo que digas, siempre será mejor que la verdad”. Como dignos finalistas están las pelucas para bebé y el botón del día del juicio final.

No te desconectes | y buscan un gadget retro, como las televisiones retro de LG y si eres mujer recuerda que el gadget femenino es el iPod y que para tener una buena relación de pareja es mejor sonreír a los gadgets ajenos.

Aquí MacGyver en un comercial de años atrás para la tarjeta MasterCard.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.