M4rk3t1ng B1n4r10: El binomio holístico

Por Luis Miguel Martínez
[email protected]
@lmuia

Las telecomunicaciones juegan un papel fundamental en el desarrollo de un país. En retrospectiva, Roma construyó su imperio con el sustento de una extensa red de comunicaciones. Los caminos fueron estandarizados y con mucha razón, aún se dice que “todos los caminos llevan a Roma”. La creación de la Internet estuvo inspirada en las grandes carreteras en Estados Unidos, una vez que el padre de Albert Gore construyó esa infraestructura y motivó en su hijo la idea que la infraestructura genera progreso. Hoy en día, el binomio de las Telecomunicaciones y de las Tecnologías de Información y Comunicación (TICs), juega un papel crítico en la sociedad y economía.

Durante la Reunión de Plenipotenciarios de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) en Guadalajara, se confirmó y demostró que éste binomio virtuoso es un factor de impacto positivo en la innovación, crecimiento, y productividad global. Al igual que en tiempos de Roma, hoy con gusto volvemos a descubrir que la malla social se entreteje con vínculos de comunicación. Las vías romanas se transformaron en enlaces inalámbricos y redes de nueva generación. A diferencia de los tiempos de Asterix y Obelix cuando la infraestructura (los caminos) se construía y el contenido (las legiones y caravanas) llegaba a utilizarla tiempo después; hoy la convergencia (digital) facilita que el contenido configure a la infraestructura y viceversa. Probablemente, se esté construyendo la tecnología adaptativa más importante del siglo, cimentada en la digitalización.

Desafortunadamente, el mundo ideal digitalizado en la mente de los tecnócratas y de los reguladores compulsivos deja a muchos atrás, aquellos que por disparidades económicas o de acceso al conocimiento quedan relegados del acceso a la tecnología, estos marginados digitales, habitantes de un ghetto virtual, señalados por la incapacidad de comprar en una tienda digital, hacer un trámite de gobierno en un kiosco electrónico o reservar un sitio en un autobús; reniegan de la brecha digital -aún cuando no la llaman así. El apagón analógico, que en el hipotético escenario que sea mal implementado, dejaría a muchos en la obscuridad del contenido televisivo, si no son parte del Territorio Satelital o de aquel de la televisión por cable.

El binomio virtuoso ya no depende más de las curiosas mentes de ingenieros o de matemáticos que desarrollan métodos de compresión -como pintores de puentes invisibles en el cuadro del mundo digital y analógico. Tampoco depende de los comunicadores que elaboran productos de consumo masivo, envidia de muchas tecnologías; ni de los reguladores que ante el dilema ético de la censura se debaten entre la ceguera inducida o la rigidez del establishment. El binomio virtuoso como ying-yang de la tecnología se construye en el contexto de la inter / multi y transdisciplinariedad digna de un ensayo de Morin. Este binomio holístico nos permitirá gozar en poco tiempo de mejores servicios gubernamentales /* como en aquellos estados donde hay una agenda digital definida */, acceso a mejor salud, educación y ambiente.

Al avanzar en reconocer a los “otros” y hacerse saber que “ellos” son parte de este entorno convergente binomial, nos aproximamos a gozar del beneficio máximo de las telecomunicaciones que al igual que en Roma, nos permitirá construir el mundo que heredaremos. Estemos atentos para gozar cada vez más del libre tráfico de ideas y de opiniones.

No te desconectes y visita las páginas de las diversas organizaciones que además de la UIT gobiernan Internet, tales como ICANN e ISOC.

Para leer recomendamos la tesis de la transdiciplinariedad de Edgar Morin y sus trabajos sobre el pensamiento complejo.

Sobre el autor
Luis Miguel Martínez es académico e investigador en la Universidad Iberoamericana. Diseña estaciones de radio, dispositivos electrónicos y sistemas de medición industrial; estudia el impacto de la tecnología en nuestra sociedad e investiga sobre las redes sociales y sus aplicaciones. Es escritor de libros y artículos. Es fiel creyente en el desarrollo en comunidad y el código abierto.

Otras columnas del autor:
M4rk3t1ng B1n4r10: Redes, nodos y ligas
M4rk3t1ng B1n4r10: ¿Qué tanto debemos ser iguales?

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299