Durante la tarde noche de este miércoles, diversos medios de comunicación dieron a conocer las intenciones de Luis Arturo Villar Sudek mejor conocido como “Luisito Comunica” para ser Gobernador interino de Puebla.

Esto sucedió luego de que el Congreso de aquella entidad recibiera de manera formal la solicitud de este youtuber para ocupar el puesto.

Luego de darse a conocer esta información, el egresado de Ciencias de la Comunicación de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), convocó a sus seguidores en Twitter a favorecerlo con su voto, mensaje que generó especial reacción entre su comunidad al sumar mil 956 retweets, 24 mil likes y más de 689 comentarios. 

El empoderamiento del youtuber

Aún cuando, entre los comentarios, se pueden leer varios que apoyan la candidatura, lo cierto es que esto sólo podrá quedar como una posibilidad, ya que la reconocida “estrella de Youtube” no cumple el requisito de tener 35 años para ser un verdadero candidato a la gobernatura.

Lo que si queda demostrado es el momento de empoderamiento que vive la figura del youtuber, la cual ha dejado de ser un concepto que sólo vivía por y para el mundo digital del entrenamiento, para comenzar a filtrarse en muchos más aspectos del día día social.

Reconocer lo que muchas de estas celebridades ganan es un paramento que indica la relevancia que figuras como “Luisito Comunica” tienen en la generación de contenido, y por tanto, en la construcción del imaginario social.

Las cantidades son millonarias; Logan Paul, por ejemplo, fue el cuarto mejor pagado en 2017, con ingresos de 12.5 millones de dólares; Daniel Middleton fue el mejor con 16.5 mdd.

En gran mediad, estas sumas millonarias responden al poder de influencia que pueden tener dichos creadores de contenido, posición que conviene tanto en aspectos comerciales como de consolidación de todo tipo de ideas.

El fenómeno es especialmente visible en las nuevas generaciones de audiencias. Así lo demuestra un estudio publicado por The Sun el cual descubrió que 75 por ciento de niños de entre seis y 17 años de edad dijo querer ser youtuber.

Esto deja en claro lo atractivo que resulta esta “profesión de la nueva era” y la gran influencia que tienen estos creadores contenido que puede, incluso, ser gobernadores de un estado, cuando menos a ojos de más de un usuario de redes sociales.