Durante el fin de semana, mediante un post publicado en su cuenta oficial de Twitter, el rapero Kenye West dio a conocer “sus intenciones” de postularse como candidato a la presidencia de Estados Unidos. Ahora, Paris Hilton ha decidido seguir sus pasos.

El pasado 4 de julio, con el hashtag #2020VISION y una bandera de EEUU, Kanye West dijo que estaría corriendo como un candidato para presidente del país. En concreto, escribió que “ahora debemos concretar nuestra visión de América al confiar en Dios, unificando nuestros ideales y construyendo el futuro. ¡Voy a postularme para la presidencia!”.

¿ Hilton a la presidencia?

El movimiento fue seguido por Paris Hilton quien desde su cuenta oficial, escribió el mensaje “Paris para presidente” acompañado de un emoji que representa la bandera estadounidense.

El hecho ha acumulado miles de reacciones, mismas que aunque plantean posiciones encontradas, dejan ver que esta “probable candidatura” podría ser interesante.


Luego de este primer mensaje, la empresaria y cantante subió una foto en la que se le ve junto a la Casa Blanca, pero pintada de color rosa.

Esta fotografía, se acompañó del mensaje “Me gusta el sonido de esto” y el hashtag #MakeAmericaHotAgain, el cual es una referencia a la frase que usó el Donald Trump durante su campaña de hace cuatro años.

Los mensajes tanto de Paris Hilton como de Kanye West han generado especial revuelo en redes sociales. Hasta el momento, el post de Kanye West suma más de 1.1 millones, mientras que Hilton se ha quedado con más de 190 mil likes.

Listos para la elecciones

Estos movimientos podrían no ser más que una estrategia de promoción que busca anticiparse a lo que serán las elecciones de finales de año y lo que este evento supondrá en términos de atención de la audiencia.

En años pasados, las elecciones presidenciales y el discurso alrededor del hecho político han demostrado ser dignos competidores para las marcas en la carrera de ganar relevancia.

Basta con revisar lo que sucedió durante la edición 2017 del Super Bowl, cuando las políticas migratorias, económicas y sociales impulsadas por Donald Trump consiguieron ser el tema central de la conversación.

Los resultados que ofrece el histórico de búsquedas en Google deja en claro el fenómeno. Mientras en la edición 2016 del Super Bowl existía una gran diferencia entre la frecuencia de búsqueda online de los términos ‘Super Bowl’ y ‘Barack Obama’, en la que el primero superaba por mucho al segundo, un año más tarde las consultas en linea relacionadas con Donald Trump y el Super Bowl iban de la mano.

La tendencia resulta lógica si se considera la polarización de opiniones que desde entonces vivía la Unión America tanto de manera interna como externa a consecuencia de las posturas tomadas por la administración de la Casa Blanca frente a temas tan delicados como la construcción del muro, el papel de la mujer en la sociedad, la prohibición de acceso a visitantes musulmanes, la deportación de migrantes y la ruptura comercial con importantes mercados a nieva internacional.

La historia se repite

Todo pinta para que este año el escenario se replique. Las elecciones de noviembre estarán caracterizadas por discursos encontrados que generarán demasiado ruido, lo que dejará poco espacio a las marcas y personalidades como Parsi Hilton o Kenye West  para ser parte del interés y conversación de las audiencias.

El “anuncio” de sus intenciones por ser contendientes a la Casa Blanca en una fecha tan emblemática como el 4 julio, puede ser bien leído como un acto anticipado para no perder relevancia y mantenerse en la mira de las audiencias, premisa que gana especial relevancia si consideramos los recientes movimientos que cuando menos West ha tenido en el terreno de los negocios. Sólo el tiempo dirá cuál es el verdadero objetivo de estos peculiares mensajes.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299