El día que muchos esperaban llegó. Disney presentó la tarde de ayer los detalles de su servicio de streaming en video que promete destronar a Netflix gracias al poder de marca que el contenido de la casa de Mickey Mouse tiene.

Los detalles son básicos y muchos de ellos ya esperados. La plataforma tendrá contenidos originales que estarán disponibles desde el primer día, incluirá miles de capítulos de series así como películas que han hecho historia en Disney.

Se espera que Disney+ llegue a Estados Unidos el 12 de noviembre en los Estados Unidos; en Europa Occidental, entre el primer y segundo trimestre del 2020; y en Europa Oriental, a lo largo de 2021, com un precio inicial de 7 dólares mensuales.

La apuesta será por capitalizar los activos existentes sin perder de vista la producción de nuevos contenidos. De hecho, la empresa de entretenimiento adelantó que aumentará la inversión en contenido desde mil millones de dólares durante su primer año, hasta los 2 mil millones de dólares, cuatro años después.

Con esta apuesta, Disney espera alcanzar entre 60 y 90 millones de suscriptores al final de su año fiscal 2024, hecho que ya tuvo sus primeros impactos en la Bolsa de Valores. Netflix se mantiene a la baja, mientras que el valor de los papeles de Disney registraron un aumento significativo.

¿Llegará la traición del consumidor a Netflix?

Si bien los inversionistas y la Bolsa ya han dictado postura ante los detalles de la gran propuesta de Disney, lo cierto es que será -como siempre ha sido- el consumidor quien decida qué tan acertada es la apuesta.

Netflix tendrá que estar más cerca del pulso del consumidor, pero la existencia será mayor para otros jugadores que aunque podrían no ser la marca de referencia, si han destinado grandes recursos para quedarse con una parte del pastel del mercado creado por la empresa de Los Gatos, California.

Bajo este escenario, la pregunta a responder sería si los consumidores estarían dispuestos a traicionar a Netflix por la llegada de un nuevo jugador y quizá la respuesta sería no. Esta sería una gran posibilidad si consideramos los hábitos de consumo que, hasta ahora, dictan la relación de las audiencias con los servicios de streaming on demand de pago y la oferta de Netflix.

Desde MarketWatch indican que los usuarios de este tipo de plataformas están dispuestos a pagar hasta tres servicios a la vez, por un precio no mayor a 50 dólares mensuales.

Sabiendo esto la baraja es muy sencilla de leer. Aún cuando Netflix a subido sus precios en diferentes mercado, seguramente se quedará con gran parte de su base de usuarios, que alternará el consumo de contenido vía Netflix con otros jugadores como Disney.

Servico Precio mensual (Costo para Estados Unidos)
Disney+ 7 dólares
Amazon Prime 9.9 dólares
Hulu 11.99*
Netflix 12.99 dólares
Youtube TV 49.99 dólares
*Sin publicidad

Los servicios que propongan precios bajos con portafolios extensos de contenido original serán los que se vean privilegiados. Claramente, Netflix entra en esta ecuación.

En otras palabras, se trata de una norma de consumo que ha caracterizado al consumidor actual: no se trata de sustituir servicios, la presencia de uno se combinará con la otro, con lo que la batalla estará en el tiempo que cada una de ellas es capaz de absorber.

Es decir, Netflix podría mantenerse con más suscriptores que Disney en el mediano plazo, pero esto no será una señal de liderazgo, si el tiempo que las audiencias pasan en la segunda es sensiblemente mayor a lo que destinan a la primera.

Bajo este entendido, Youtube podría ser el gran perdedor, ante suscripciones más elevadas, títulos flojos en branding y tiempo usuario elevado sólo en su versión abierta.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299