Los siete pecados capitales en una promoción atractiva

Cuando estés planeando el desarrollo de una “promoción atractiva” no olvides que la palabra atractiva proviene del verbo atraer; es decir que la promoción primeramente tenga como objetivo hacer que el consumidor se sienta “atraído” hacía tu negocio, que acuda, que llame y ¡que compre!

En la mezcla de mercadotecnia, la “P” de promoción debe de cumplir con un requisito indispensable: que la promoción sea atractiva, para que los consumidores se sientan atraídos hacia tu negocio. ¿Dónde está el secreto para diseñar una promoción atractiva? La respuesta es fácil, si la promoción no hace que el cliente, al menos cometa un pecado capital, ¡No es promoción atractiva!

¿Analizaste las promociones que las marcas publicaron este último Buen Fin? ¿Realmente consumiste en los negocios que ofrecieron un simple 10 por ciento ó 20 por ciento  de descuento? ¡Yo tampoco! 

La prueba está en este último Buen Fin, los consumidores acudimos a las plazas, estaban realmente llenas y pudimos observar que los negocios que más clientes tenían, incluso haciendo largas filas para entra, consumir y luego pagar, fueron aquellos que tenían publicadas ofertas superiores al 50 por ciento de descuentos en sus productos. Adquirir productos a mitad de precio, o con mayor descuento, se volvió irresistible para la mayoría de los consumidores. ¿Cuál pecado capital cometiste en tus compras durante el Buen Fin: lujuria, gula, avaricia, pereza, ira, envidia o soberbia?

Si bien es cierto, que la mayor venta fue de productos electrónicos y por medio de plazos, los que ofertaron el mayor plazo fueron los negocios que más vendieron. Así somos los consumidores, no podemos dejar pasar una oferta irresistible, ya sea de precio bajo o a pagar en el mayor tiempo, al final lo hicimos, lo consumimos.

En otras ocasiones hemos hablado de que una buena estrategia no es bajar los precios, es incrementar los beneficios al cliente y también por medio de esta estrategia se pueden diseñar promociones atractivas. Esta estrategia se basa en dos cosas, la mecánica y la comunicación. Citaré un ejemplo; si un taller de laminado y pintura está dispuesto a desarrollar una promoción al ofrecer un 30 por ciento de descuento y el valor del descuento se cuantifica en $3,000 pesos, ¿Qué será más atractivo para el consumidor, que le descuenten $3,000 pesos o que durante los 10 días que dura la reparación te presten, si costo alguno, un automóvil para que puedas continuar con tu ritmo de vida diaria? Algunos preferirán el descuento del 30 por ciento y otros pagar el precio total del servicio y recibir la “prestación” de un automóvil sin costo hasta que te entreguen tu automóvil ya reparado; en ambos casos el cliente eligió este taller, que le ofreció una promoción atractiva, irresistible.

Gran parte de la estrategia está en costear el descuento que quieras aplicar y traducirlo en una comunicación de una promoción que sea atractiva para el consumidor, que interrumpa su estatus quo y acuda a tu negocio, ya sea por el precio, por el beneficio o por la experiencia de compra. 

No pierdas de vista el objetivo de una promoción atractiva, es atraer al cliente; atractiva proviene del verbo atraer y para atraerlo tu “oferta/beneficio/experiencia” debe de ser irresistible para el consumidor.

Si una promoción no hace cometer al consumidor al menos un pecado capital, no es promoción atractiva.

loading...