La máxima gala de la industria del cine está cada vez más cerca, este domingo seremos una vez más testigos de lo que, ante los ojos de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos, es lo mejor que el cine ha tenido para ofrecer en el último año. Los Oscar son sin duda un evento que no pasa desapercibido si consideramos la cantidad de personas que año con año siguen la transmisión del mismo.

Tal como se observa en la gráfica de arriba, si bien ha caído un poco la cantidad de espectadores con respecto años anteriores, hablamos de millones de personas (sólo en Estados Unidos) que siguen la cobertura y que también cada año generan toda una conversación digital en torno a este tema.

No obstante, más allá de sus alcances en términos de audiencia, resulta interesante contemplar lo que este evento puede generar para las empresas y figuras involucradas. Para las organizaciones detrás de los distintos filmes que compiten en los Óscar, obtener una de estas estatuillas puede ser una poderosa herramienta para sus esfuerzos de marketing a futuro.

¿Cómo se usan los Oscar dentro de los esfuerzos de marketing?

Cuando un director, un actor, una película o los equipos detrás de cámara obtienen la preciada estatuilla, se abre toda una nueva ventana de posibilidades, además del prestigio que conlleva el tener un Oscar, este puede ser apalancado como una especie de garantía para el trabajo de los distintos agentes.

Apegándonos al apartado del marketing, contar con este reconocimiento sin duda puede ayudar a conseguir que más personas acudan a las taquillas o adquieran la cinta y el merchandising correspondiente. Una de las formas más claras en cómo se apalancan los Oscar para la mercadotecnia se ve en los materiales que se emplean para su promoción, incluso cuando aún no se tiene el premio pero la película ya está nominada o los involucrados en la misma ya han obtenido la estatuilla en ediciones previas. Los casos más comunes se pueden observar en los posters y anuncios para tv y plataformas digitales, donde se destacan mensajes como “El director ganador del Oscar a…” o “La actriz ganadora del Oscar…”. Para las audiencias, esta mención puede ser suficiente para detonar su interés, mientras que para las compañías detrás puede representar la oportunidad de mejorar los ingresos manteniendo la película en taquilla durante más tiempo o impulsando las ventas fuera de la taquilla, por ejemplo, a través de los Blu-Rays, las descargas digitales o las transmisiones en televisión y plataformas de streaming. Más que el prestigio, los Oscar pueden ser un nuevo motor para sacar más provecho de una producción cinematográfica.

Pero, ¿qué tan efectiva se puede considerar una estrategia así, generada de la mano del máximo galardón que tiene para ofrecer la industria cinematográfica?

¿Qué impacto tienen los Oscar para quienes los obtienen?

Los beneficios de un galardón como este pueden darse en diversos sentidos para los distintos agentes involucrados, ya mencionamos arriba lo que puede representar para las cintas y cómo lo pueden explotar los equipos de marketing. Sin embargo, por otra parte, por ejemplo, en el caso de los directores y los actores, este reconocimiento puede mejorar su reputación y elevar sus marcas personales así como sus ganancias. Recordemos que la forma en que se eligen a los ganadores es a través de votaciones realizadas por expertos en las distintas categorías, por ejemplo, sólo los actores pueden seleccionar a los nominados para las categorías de actuación, y sólo los directores pueden seleccionar a los nominados en la categoría de  Mejor Director.  Tener el reconocimiento del propio gremio es una buena carta para aspirar o ser considerado para futuros proyectos que llamen la atención de las audiencias, aunque, cabe destacar que esto no es garantía de mejores resultados para las cintas, al menos en el caso de los actores, más adelante veremos por qué… Pero, regresando al punto, además de los estilos propios, los reconocimientos son los que ayudan a que las marcas personales se distingan o sobresalgan, gracias a ellos es que se han vuelto populares distintos directores de cine y actores.

En el caso de las cintas se puede decir que el principal impacto que reciben es el financiero, sin embargo, como tal, es posible señalar que ocurre un fenómeno interesante cuando se encuentran involucradas en los Oscar, de acuerdo con Josh Eliashberg, profesor de la Universidad de Wharton, Pennsylvania, existen dos periodos de tiempo en los que se pueden ver los beneficios de ganar una estatuilla de “La Academia”. El primero es el periodo que va desde que se anuncia la nominación y hasta el día de la ceremonia, mientras que el segundo arranca después de que se anuncian a los ganadores. Si bien, podría pensarse que el segundo periodo es el que logra hacer que más personas vayan a las salas de cine, en realidad es el primer periodo el que logra impulsar mas ingresos en taquilla, al menos en el caso de las películas como tal.

Regresando al tema de los actores, según el experto de la Universidad de Wharton, desafortunadamente su impacto no puede considerarse tan significativo para las películas, no existen datos que confirmen que el hecho de que hayan ganado un Oscar sirva para mover la aguja en términos de ingresos para una cinta. Con este reconocimiento los actores pueden ganar más, pero no son garantía de que las películas tendrán un boom en las taquillas. Tal como señala la fuente, si se espera y se ve quién está ganando en la gala, y luego se contrata a estos actores, realmente no hay correlación estadística entre el éxito de las películas en las que participan y las ganancias. Por otra parte, quienes si logran impulsar los resultados son los directores y escritores, según la fuente, como prueba de ello está el hecho de que es raro encontrarse películas ganadoras en las que el director o el escritor no hayan sido nominados, sin embargo, no es tan raro encontrar que estos contenidos ganen aún sin tener actores nominados, por lo que se puede señalar que estos no representan un impulso tan significativo.

Aún con lo anterior, es innegable que para muchos puede resultar transformador el ser nominado a un Oscar y ganarlo. Esta próxima edición podremos ver una vez más lo que logran generar estos premios.