Los enemigos de Gwyneth Paltrow se convierten en sus mejores amigos

Por un lado, la revista People la nombre una de las mujeres más bellas, mientras por el otro, el influyente periódico New York Times la considera una de las artistas más odiadas. ¿Cómo puede darse semejante contraste en una persona?

Se trata de Gwyneth Paltrow, la esbelta actriz californiana (en este caso estoy del lado de People) que se encuentra en el ojo del huracán, tanto en las revistas de negocio, como en las de espectáculos y básicamente por la atención que ha generado el desarrollo de su línea de productos Goop.

¿Por qué puede surgir ese odio? Se habla de diversos motivos: porque nació en una cuna de oro, con padres triunfadores, es hermosa, obtuvo un premio Oscar apenas a los 26 años, es disciplinada y en fin, que nada en la vida parece haberle costado trabajo y eso desde luego que puede generar envidia y por ende odio.

Lo cierto es que Paltrow es una mujer que ha luchado por lo que tiene, no solo en el campo de la actuación, sino también como una empresaria exitosa. La historia de Goop es sorpredente. Todo empezó con un newsletter. GP, como se le conoce entre quienes trabajan con ella, se estaba cansando un poco de ser solo una portavoz de otros y vio en el internet una oportunidad para expresar sus puntos de vista. Fue entonces cuando creó su publicación digital donde compartía opiniones reales y hacía recomendaciones sobre viajes, comida y estilo de vida.

La primera versión consistía solo de listas: dónde ir y qué comprar en algún destino e incluso y algunas recetas de cocina. Lo enviaba a miles de personas por correo electrónico desde su cocina. Ha pasado una década desde que la atractiva actriz publicó el primer número de su boletín informativo sobre bienestar donde se burlaba de si misma y publicaba temas controversiales. Lo bautizó con un neologismo basado en su monograma y una doble O, muy recurrida entre sitios de internet.

Goop se posicionó en muy corto tiempo como un referente de estilo de vida. La visión de Paltrow la llevó a crear un sitio web que lanzó en 2008, en el que se ofrecía contenido más elaborado. Desde entonces, Goop se ha convertido en una organización de casi 200 empleados con líneas de ropa, maquillaje, fragancias y vitaminas.

El sitio web no ha estado alejado de las críticas, sobre todo porque muchos lectores comenzaron a quejarse de que el estilo de vida de Gwyneth Paltrow no es para todos, así como la publicación de temas controversiales y productos cuestionables. Pero quizá el valor de Goop es precisamente en ser auténtico.

Toda esta controversia ha generado un tráfico inusual en su sitio, donde se mezclan los haters, con los curiosos, los detractores y los admiradores, y donde muchos de ellos, terminan convirtiéndose en clientes. Pero puede que no haya prueba más contundente del éxito de Goop sobre sus enemigos que las conferencias sobre bienestar que organizan y terminan con los espacios agotados. El más reciente, atrajo a 600 amantes del bienestar, que pagaron desde $ 650 dólares y hasta 2000 dólares para asegurar un lugar.

Hoy, se asume como fundadora y CEO de Goop; asiste diario a las oficinas, encabeza las reuniones creativas y tiene un objetivo claro: poder lanzar, en el corto plazo, una Oferta Pública Inicial de Goop en la Bolsa de Valores de Estados Unidos.

Compartir
Artículo anteriorCondé Nast pone a la venta tres de sus revistas
Artículo siguiente3 cosas que sí y 3 que no debes hacer en un brief creativo
Licenciado en comunicación con especialidad en publicidad y relaciones públicas por la Universidad Panamericana Máster en comunicación digital por Vertice Business School/Universidad del Rey Juan Carlos Fundador y Presidente de AB Estudio de Comunciación, agencia de comunicación y relaciones con 55 años de trayectoria. Fue vicepresidente y director del diario unomásuno. Ha impartido la materia de relaciones públicas en las Universidad Anáhuac y en la Universidad Panamericana.