Los daños a la reputación de las personas son imborrables

Los daños a la reputación son irreversibles, aunque existan mecanismos para indemnizar a los afectados.