Los 4 pilares del éxito para una marca personal

La verdadera diferencia entre las personas que logran consolidar su Marca personal y las que no, está en el proceso de autoanálisis y de autococimiento que hayan aplicado al proceso previo que requiere definir quién eres, qué sabes hacer y cómo quieres que te perciban.

Esta es una labor que, bien enfocada, nos permite definir bien los objetivos de nuestra marca personal desde el principio e ir superando con éxito los obstáculos que nos vayamos encontrando.

Existen varios caminos que nos permiten llevar a cabo ese proceso imprescindible de autoanálisis y autoconocimiento que nos permita no sólo crear una buena Marca personal, sino mantenerla en el tiempo.

En este caso me permito recurrir a un método que se enmarca dentro de la filosofía de trabajo llevada a cabo por Stephen Covey, autor de la obra “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”.

Antes de morir, este autor dejó publicado el “Octavo hábito” en el que resume a la perfección las 4 dimensiones que conforman la totalidad del ser humano y el trabajo que sobre ellas debemos realizar si queremos saber quiénes somos y qué podemos ofrecer al mundo. Algo fundamental para poder crear una Marca personal sólida y coherente

Las cuatro dimensiones de las que habla Covey son estas; cuerpo, mente, corazón y espíritu.
Algunos de nosotros ni siquiera se plantea que estas dimensiones existan. Nuestra tendencia es querer minimizar al máximo el esfuerzo y el trabajo que requiere conocerse a uno mismo y llevar a cabo un proceso de autocrítica.

Conocerse, según Covey, implica prestar atención a estas cuatro dimensiones:

1. Nuestro cuerpo
Muchas veces nos olvidamos de algo tan básico como el hecho de dormir el tiempo necesario o alimentarnos de forma correcta. ¿Sabías que la comida que ingerimos actúa en nuestro organismo como una medicina o como un veneno? ¿Sabías que nuestro cerebro piensa con menos claridad cuando le llenamos de alimentos tóxicos? ¿Cómo te comunicas con tu cuerpo? ¿Cómo le cuidas o le maltratas?.
Todo esto, que pareciese no tener nada que ver con nuestra Marca Personal, adquiere gran importancia si tenemos en cuenta que la primera impresión que las personas tienen sobre nosotros viene dada por nuestra imagen física. Recordemos que, en tan sólo 7 segundos, una persona habrá sido capaz de analizar hasta 11 aspectos sobre nuestra persona; nivel económico, ideología política y religiosa, nivel de competencia, etc.
Nuestro cuerpo es importante porque nos da soporte y con él comunicamos muchas más cosas de las que nos imaginamos.

2. Nuestra mente
La construcción de nuestros pensamientos es fundamental para actuar con cordura. Tal vez no estemos pensando con la eficacia que necesitamos, o tal vez creas que con tu mente puedes resolver todos los problemas que se te plantean. Saber pensar con claridad es fundamental para poder abordar parte de los problemas. Las tomas de decisiones deben realizarse desde un proceso mental bien estructurado.

3. Nuestro corazón
La inteligencia emocional ha llegado para quedarse. Muchos son los estudios que nos demuestran que es imposible gestionar nuestra vida sólo desde la razón. Pero ¿Qué son las emociones? ¿Cómo nos pueden ayudar a tener éxito en nuestra vida? ¿Sabemos controlarlas? ¿Trabajamos con emociones sanas o con emociones tóxicas? ¿Cómo podemos poner límites a nuestras emociones cuando sea necesario? Y ¿Cómo podemos aprender a expresarlas con asertividad?

4. Nuestro espíritu
En ocasiones tomamos decisiones basadas únicamente en la razón. Sin embargo comenzamos a sentirnos mal sin saber muy bien porqué. Hay algo que nos dice que no estamos actuando correctamente o que al menos, no estamos actuando respetando nuestra propia naturaleza. ¿Dónde reside la naturaleza de cada uno? ¿Eso que nos hace completamente diferente al otro?
¿Por qué en la universidad de Harvard se ha comenzado a dar formación a los altos ejecutivos sobre cursos de espiritualidad?
Ser espiritual no significa ser seguidor de ninguna religión. Significa aceptar que todos necesitamos darle un sentido a nuestra vida y que tarde o temprano tendremos que analizar qué sentido queremos darle a la nuestra.