Los 4 medios de defensa de los gerentes para mantener la autoridad

En estos tiempos de alta competencia, donde todo mundo quiere demostrar su capacidad técnica, para tratar de promoverse a una mejor posición,  el personal que ocupa puestos gerenciales en un afán de mantener el control de la situación, tratará en todo momento bajo un instinto de conservación, acudir a medios de defensa que también les podemos llamar triquiñuelas o artimañas para lograr mantener su posición de autoridad en la organización.


Dentro de estos mecanismos de defensa que tienden a poner en práctica los gerentes para seguir conservando su autoridad y tratar de mantener el status quo con su equipo de trabajo y sus superiores, se encuentran los siguientes:

1. Control de los sistemas de información

Se refiere básicamente a la toma de precauciones que hacen los gerentes en el control y distribución de la información para proteger y reforzar su posición de mando. La información importante que esté en sus manos la tratarán de manipular a su conveniencia para no perder un centímetro de autoridad dentro de la organización. La idea es hacer suya y de nadie más la información que les llegue, no la comparten, prefieren hacer ellos el trabajo en vez de delegarlo, por temor a que sus subordinados se especialicen cada vez más y puedan poner en riesgo su jerarquía.

2. Hacen uso de su habilidad histriónica

En este punto los gerentes siempre son buenos para tratar de dar la mejor impresión en cuento a capacidad y desarrollo profesional dentro de la empresa. Siempre los verán con una cara de preocupación por la intensa carga de trabajo que tienen, tratarán de jugar el papel de indispensables, de mártires, de ser los más capaces, los más honestos, los que tienen más experiencias dentro del equipo; todo esto con tal de conservar su nivel jerárquico y si se puede saltar al siguiente nivel. Aparentarán cualidades que no tienen para tratar de impresionar al equipo, pero en el momento de la verdadera presión esas aparentes cualidades que decían tener los empezarán a desnudar.

3. Anteponer el carisma a la capacidad técnica

No importa si técnicamente no sea bueno a nivel gerencial, pero eso sí, siempre tendrá una sonrisa y andará de buen humor todo el día haciéndole creer a su equipo de trabajo que no pasa absolutamente nada, que todo es miel y dulzura dentro de la organización, por lo que resulta mejor no estresarse, al cabo que siendo carismático la gente lo verá como un héroe que siempre terminará resolviendo las situaciones de la mejor forma posible, cuando las necesidades de cambios en su equipo y en la organización son muy distintas a las que el gerente tiene contempladas.

4. Resistencia a los cambios en la organización

Cualquier cambio en cuanto al organigrama, controles internos o cambios en el reglamento interno de trabajo, pueden ser mal vistos por el área gerencial, debido a que les da un sentimiento de inseguridad porque podrían llegar a perder su puesto. La frase que siempre usan como parte de la resistencia es “para que hacer cambios si como están las cosas todo está saliendo de maravilla”.

Cuando la gente que ocupa una posición gerencial dentro de la organización utiliza estos recursos como medios de defensa para mantener su posición de autoridad dentro de una empresa, lo único que conseguirá es que el equipo no le tenga respeto, exista falta de aceptación y no le tengan reconocimiento, porque está desvalorizando la capacidad intelectual de los miembros del equipo, sus habilidades, su potencial y su creatividad. Por lo tanto la gente que está en una posición gerencial debe dejar que las cosas fluyan de manera natural dentro de la organización, sin tener que recurrir a mecanismos de defensa por su falta de capacidad, pero sobre todo de creatividad y de innovación.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299