Los 3 hábitos de un alto rendimiento compatible con la felicidad

Felicidad y éxito: Es una combinación que muchos esperamos alcanzar. Pero el problema es, ¿cómo es que mucha gente teniendo más “éxito” se siento menos satisfecha?

Algunas personas tienen éxito más rápido que otras y mantienen ese éxito a lo largo de décadas y, de ese pequeño grupo de personas, algunos de ellos parecen desdichados, mientras que otros viven vidas felices. ¿A que se debe esto?

Se pueden recomendar tantos hábitos como existen artículos acerca del “éxito”. Sin embargo, existen 5 hábitos clave que se pueden aplicar en la vida personal o profesional y que son consistentes en la gente exitosa y feliz. Desarrollo el tema a continuación:

1. Valorar altamente la claridad

Personas con alto desempeño no necesariamente tienen la mayor claridad, pero no dejan de buscarla. En general, la buscan con mayor frecuencia que otras personas, por lo que tienden a encontrarla y mantenerse en su verdadero camino.

Hay mucha gente “exitosa” que no esperan sino hasta Año Nuevo para realizar una autoevaluación y decidir qué cambios quiere realizar, mientras que la gente que realmente excede la media busca en cada acción, ocasión, proyecto o reunión una intención o significado.

A mayor claridad, se pueden distinguir las distracciones de lo que es realmente importante. De esta manera, no hay desperdicio de energía al invertirla en cosas estériles.

2. Cultivar la energía

No es novedad que todos invertimos nuestra energía, a lo largo del día, en las actividades que vamos realizando. El tema es que la forma en la que se invierte esa energía no es necesariamente la mejor y la mayoría de las personas terminan el día sintiéndose completamente drenados.

Por otro lado, existen muchas otras personas ocupadas y productivas, que no terminan drenadas sino, por el contrario, gratificadas y conformes.

Es curioso que una gran cantidad de energía e intención se desgasta en las transiciones entre tareas y ocupaciones y no en las actividades en sí. La gente de alto rendimiento domina por completo las transiciones. Es probable que tomen un breve descanso, cierren los ojos, mediten, se den un breve descanso psicológico que libere la tensión y el enfoque de una actividad, de modo que estén preparados para asumir la siguiente, recargándose a sí mismos a lo largo del día, entre actividades, generando energía (en lugar de perderla).

3. Establecer la necesidad

Antes de cada actividad importante, conviene plantearse la necesidad psicológica de por qué es importante desempeñarse bien. Asociar un profundo sentido de identidad personal con el desempeño de excelencia es crítico para cualquiera que quiere tener un rendimiento por encima del promedio.

La mayoría de las personas tienen miedo de adjuntar su identidad a su desempeño. Los de alto desempeño están dispuestos a ponerse en el lugar y poner sus identidades en la línea. Por eso lo llamamos necesidad creciente: es necesario que se desempeñen con excelencia.

Va más allá de una pasión, de una preferencia, es una necesidad.

Para elevar la necesidad, hay que saber para quién lo estás haciendo. Podría ser tu familia, tu equipo, tus pares, tus clientes, usuarios finales, para quien sea que tenga un buen desempeño.

Estas son las 3 claves menos obvias que considero importantes a la hora de desarrollarse con alto rendimiento y siendo afín a la felicidad. ¿Qué otras conoces tú? Recuerda conectar conmigo y seguir la conversación en twitter: @carlosluer. Nos seguimos leyendo por aquí.