Seis horas del día de una persona en un chat es un indicador de lo importante que resulta para su desarrollo en el día a día. WhatsApp tiene un lugar privilegiado en la preferencia de los usuarios en países como México, en donde de acuerdo con la encuesta “¿Cómo usan WhatsApp los mexicanos? Estudio 2019” de Comunicación Política Aplicada, específicamente 17.37 por ciento pasa más de seis horas en promedio en el chat.

No sólo la app tiene relevancia de esa magnitud, Facebook Messenger o Telegram tienen una importancia similar, al punto de que las aplicaciones de mensajería ocupan la principal actividad a desarrollar por los usuarios digitales en la nación mexicana, de acuerdo con la Asociación de Internet MX.

Sin embargo, al ser tan importante en la vida de millones de personas, la responsabilidad de las aplicaciones es paralela. Es por ello que los retos que presentamos a continuación, deberían revisarse detenidamente:

Eficiencia con las empresas

Si bien la posibilidad de que las empresas se puedan poner en contacto con los consumidores por esa vía está actualmente en funcionamiento, lo cierto es que las empresas aún no tienen procesos adecuados para desarrollar una estrategia y la muestra es que simplemente invitan a sus usuarios a comunicarse, pero no brindan más allá de eso.

Algunas compañías como aerolíneas o bancos sí lo hacen, pero justamente por eso es que la plataforma de mensajería tiene el gran reto de proporcionar seguridad para los clientes de las marcas.

Seguridad

Justamente la seguridad es una disyuntiva que en este momento se está jugando la plataforma. Aunque insisten en que el cifrado de extremo a extremo es lo mejor que pudieron hacer, algunos expertos han demostrado con un video que en un ataque de hackers las imágenes que se recibían podían ser manipuladas. De hecho, pudieron cambiar el rostro por el de un actor, tal como se puede ver en el siguiente video:

Clones

No sólo WhatsApp padece estos retos, al igual que su competidor Telegram, las aplicaciones han padecido de clones disponibles en Google Play, por ejemplo. Una versión que ofrecía ser una extensión de los servicios de Telegram, MobonoGram, apareció en la tienda oficial y fue descargada más de 100,000 veces antes de ser eliminada de la oferta de la Google Play store.

Esto también es un reto importante para WhatsApp porque no está exenta de que se creen aplicaciones que la imite y los datos de sus usuarios terminen por brindarse a los hackers. Para evitar una crisis en este sentido, las empresas pueden emprender una campaña preventiva informando que no poseen extensión de sus funciones en otras apps.

En un comunicado en el blog de la compañía, detallaron -en su momento- que bloquearían temporalmente las “cuentas que usen una versión no compatible de WhatsApp en lugar de la aplicación oficial”.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.