El CRM son las siglas de Costumer Relationship Management, es decir, que se refiere a la Gestión sobre la Relación con los Consumidores. Aunque, a simple vista, es un término muy genérico, se podría decir que, básicamente, haría alusión a una estrategia de negocios centrada en el cliente.

Este año, los ingresos por CRM crecerán 16 por ciento respecto a lo registrado en 2017, cuando se representaron 39 mil 500 millones de dólares, de acuerdo con Gartner.

En la actualidad, el valor de este mercado es de 25.2 mil millones de dólares a nivel mundial, según cifras de Statista.

Para la consultoría BCR Associates, brinda nuevos conocimientos para pronosticar ventas, analizar renovaciones e incluso predecir cuándo se pueden concluir contratos y cerrar negocios.

Es por ello que una estrategia puede impulsar una marca, servicio o producto, siempre que se implemente de forma correcta.

De acuerdo con Barton Goldenberg, el proceso de implementación de un sistema CRM, tiene  pasos decisivos que aplican en la actualidad:

  1. Determinar las funciones que se desean automatizar.
  2. Automatizar sólo lo que necesita ser automatizado.
  3. Obtener el soporte y compromiso de los niveles altos de la compañía.
  4. Emplear la tecnología de manera inteligente.
  5. Involucrar a los usuarios.
  6. Realizar un prototipo del sistema.
  7. Capacitar a los usuarios.
  8. Motivar al personal que lo utilizará.
  9. Administrar el sistema desde dentro.
  10. Mantener un comité administrativo del sistema para dudas o sugerencias.