Logan Paul filma un documental sobre su polémico año (incluido el video del cadáver en el bosque de Japón)

Ya ha pasado casi medio año desde que el vlogger Logan Paul estuvo en medio de la polémica se involucró en una dura polémica, derivado de un video que publicó en YouTube, en el que aparece un hombre que se suicidó en la zona de Aokigahara, Japón, que es conocido como “El bosque de los suicidios”.

Esta acción hizo que el YouTuber ganara notoriedad a nivel internacional pero que también fuera objeto de duras críticas por haber recurrido a contenidos de este tipo para generar millones de views en su canal en la plataforma de videos de Google.

El tema subió de intensidad debido a que el video de Logan Paul puso en evidencia que los vloggers (recordemos el caso de PewDiePie) pueden ser problemáticos para las marcas y para YouTube. En respuesta, la plataforma de videos le impuso duras sanciones, primero lo suspendió y luego lo sacó de su plataforma de socios y estableció nuevas reglas para monetizar contenido.

Desde su lanzamiento en 2005, la plataforma de videos YouTube se ha convertido en el escenario donde nuevas celebridades conocidos como YouTubers se han consolidado como importantes creadores de contenidos que, en muchos casos se convierten en embajadores de marcas o en la ventana ideal para mostrar publicidad: muchos ganan cantidades millonarias, Logan Paul, por ejemplo, fue el cuarto mejor pagado en 2017, con ingresos de 12.5 millones de dólares; Daniel Middleton fue el mejor con 16.5 mdd.

Sin embargo, esto no fue suficiente, pues hace unos meses el vlogger regresó publicando diversos videos; primero con una imagen mucho más sobria y un discurso más serio. No obstante, no tardó en regresar a sus contenidos palémicos que, si el primero intentaba resarcir un poco de la decaía imagen pública que se había fabricado, los siguientes se encargaron de destruirla nuevamente.

Lo anterior debido a que publicó un video en el que juega con unas ratas muertas y electrocuta los cuerpos con un teaser. Nuevamente desató polémica y críticas por la organización defensora de los derechos de los animales PETA. La respuesta, nuevamente fue que YouTube volvió a suspender todos los anuncios en los canales del vlogger de forma temporal.

Ahora, Logan Paul vuelve a intentar restablecer su imagen pública y personal branding pero, en esta ocasión lo hace anunciando que está filmando un documental sobre todo lo que le ha sucedido a lo largo de este año, incluyendo lo del polémico video del bosque Aokigahara, en Japón.

¿Qué busca el YouTube de 22 años con este video-anuncio? Es un nuevo intento por intentar recuperar y reconstruir su imagen pública, una que terminó muy afectada después de las polémicas. Algo que, claro, seguramente ha impactado de manera negativa en sus ingresos o, por lo menos en las posibilidades de ingresar dinero por concepto de publicidad. Si bien, no deja de ser una figura que atrae a las marcas, es indudable que no tiene el mismo nivel de exposición y alcance que al cierre del año pasado.