Después de una avalancha de rumores y filtraciones, Nintendo anunció de manera oficial que lanzará al mercado su nueva consola portátil Switch Lite, la cual intentará llevar la experiencia de Nintendo Switch a un entorno cien por ciento móvil.

El movimiento del fabricante japonés se ve impulsado por la buena aceptación que tuvo su novena consola de videojuegos, misma que con la promesa de regresar algunos de los títulos que le dieron gloria a la marca, consiguió crecer sus ventas de 1.5 millones de unidades en marzo de 2017 a 34.74 millones hasta marzo de este año.

Las características de Switch Lite

Con estos números de antesala, se sabe que la Switch Lite saldrá a la venta el próximo 20 de septiembre y será compatible con todos los juegos de Switch que estén adaptados al modo de juego portátil, es decir, la gran mayoría.

La nueva propuesta se presenta como una versión renovada del Game Boy, con mandos fijos a la pantalla y un cuerpo de 9 centímetros de alto por 21 ancho. Su peso apenas alcanza los 275 gramos.

A diferencia de la Switch original, la versión móvil no se puede conectar a una pantalla externa. De hecho posee un display más pequeño (5.5 pulgadas vs. 6.2 pulgadas de la original), que se puede compensar con una batería que dura más (de 3 a 7 vs. de 2,5 a 6,5 horas de batería).

Siguiendo con el comparativo con su antecesora, la Switch Lite no es compatible con el dock de Nintendo Switch y necesita un mando Joy-Con aparte para juegos que hagan uso del sensor de infrarrojos y el motor de vibración HD Rumble, que no han sido incluidos en los mandos incorporados en la pantalla.

En este punto es importante mencionar que si el usuario cuenta con un para de Joy Con inalámbricos puede jugar cualquier título de Switch, aunque no este adaptado al modo portátil gracias al modo sobremesa.

Está equipada con una memoria interna de 32 GB, de los cuales 26 están disponibles para almacenamiento, mismos que se complementan con un puerto para tarjetas microSD.

Por el momento, se espera que este portátil llegue en tres colores (amarillo, gris y turquesa) por 200 dólares.

¿Nintendo sabe lo que hace?

Desde la óptica de negocio de la compañía, el movimiento busca capitalizar aún más el éxito que su propuesta Switch tiene en el mercado. Durante 2018, representó cerca de 753 mil 409 millones de yenes en ingresos, con lo que se ubicó como la propuesta con mayor generación de dinero durante los últimos tres años.

No obstante, al revisar sus características de Switch Lite, es cierto que poco se desmarca de la versión original, situación que podría mermar el interés de los usuarios por adquirir esta nueva propuesta totalmente portátil.

La diferencia de 100 dólares (poco menos de 2 mil pesos mexicanos al tipo de cambio actual), quizá podría atraer a cierto grupo de consumidores; sin embargo, podríamos estar hablando de un grupo que no necesariamente represente valor a largo plazo para la firma.

En contraparte, el lanzamiento puede ser una excelente iniciativa para competir contra el ahora mayor enemigo de cualquier fabricante de videojuegos: el smartphone.

De esta manera, habrá que esperar hasta el próximo otoño para tener más claro si Nintendo en realidad hizo una apuesta correcta en un mundo en el que el terreno móvil y la experiencia de usuario no necesariamente son sinónimos.