El inicio de semana en Facebook se vio abanderado por el uso masivo de la aplicación “¿Cómo te verías siendo del sexo apuesto?”, un aparente juego que invita al usuario a descubrir cuál sería su aspecto utilizando imágenes de su perfil.

Una vez otorgando los permisos necesarios, es cuestión de minutos para la curiosidad de las personas quede saciada. No obstante, lo que parece un inofensivo juego online es en realidad un gancho para obtener información que después será utilizada con fines comerciales.

La aplicación que hasta el momento suma más de 1.8 millones de likes según los contadores de la red social, es propiedad Kuezz firma que pertenece a Yoto Media Group, compañía israelí dedicada a recolectar información sobre localización, grupo de amigos y fotografías para difundir contenido promocional en función del comportamiento social de las audiencias.

Lo anterior es especialmente interesante si consideramos el valor que tanto anunciantes como usuarios dan a los datos e información que se genera gracias a las diversas actividades que se desempeñan día a día en línea.

Mientras el 59.3 por ciento de los responsables de mercadotecnia a nivel mundial califican el manejo de datos como una actividad crítica para el buen desempeño de todos los procesos que se relacionan con el crecimiento de una empresa, de acuerdo con estimaciones de Amdia, cifras entregadas por Chartered Institute of Marketing (CIM), revelan que el 57 por ciento de los consumidores no confío en las marcas lo suficiente para entregarles información, mientras que el 70 por ciento de los mismo asegura que no encuentra ninguna ventaja sobre el hecho de compartir datos personales con las compañías. Estas últimas cifras parecen perder valor cuando el gancho parece estar ligado al entretenimiento.

Como usuarios, resulta fundamental adoptar mejores prácticas en la navegación online. cuidar nuestros datos personales es una responsabilidad individual. Sin los cuidados necesarios en la materia, poco podrá reclamarse el mal uso de nuestros datos por parte de alguna compañía.

Por su parte, las marcas deben tener un compromiso más firme sobre el buen uso de los datos que dan sus equipos internos así como sus socios externos a la información de las audiencias. Esto será asunto clave para mantener relaciones solidas con sus consumidores, quienes cada vez están más preocupados por la privacidad de su información, cuando menos en la práctica.