Amazon es un gigante de la economía actual. La empresa liderada y funda por Jeff Bezos a demostrado en más de una ocasión que tiene la capacidad para marcas tendencia y los últimos reportes de rendimiento relacionados con la compañía así lo demuestran.

Los números de Amazon

De acuerdo con el reporte financiero de la empresa correspondiente al segundo trimestre del año, Amazon incrementó sus ventas netas en 20 por ciento para alcanzar los 63 mil 400 millones de dólares.

Para ser más puntuales, en su negocio de comercio en línea, el gigante de la sonrisa logró ganancias por 3 mil 100 millones de dólares.

Gracias a estos indicadores de rendimiento, Amazon se ha colocado como la marca más valiosa del mundo con un valor de 309 mil millones de dólares y un crecimiento anual en este parámetro de 52 por ciento, de acuerdo con el ranking BrandZTM.

En buena medida, estos números son resultado de una ideología de marca bien fundamentada, misma que sin bien privilegia aspectos complejos como la innovación y el pensamiento disruptivo, también hace eco de premisas que aunque podrían parecer más simples, son la clave para conquistar al consumidor actual.

¿En qué país son más comunes las compras desde Amazon?

Entregas en un día

Una de ellas es la velocidad. Este elemento resulta especialmente importante para el shopper actual.

Basta con reconocer que un reciente estudio elaborado por MetaPack detalla el 66 por ciento de los shoppers define su preferencia a una tienda online con base en los atractivo de sus opciones de entrega, mientras que el 49 por ciento de los mismos pagaría más por obtener mejores soluciones de entrega en cuanto a rapidez y comodidad.

De hecho, los números indican que el 44 por ciento de los shoppers no finaliza una compra en línea a consecuencia de los largos tiempos de entrega del producto.

De esta manera, no resulta extraño que la empresa haya destinado cerca de 800 millones de dólares en el último trimestre para lograr el objetivo de la entrega en un día.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

I posted our first job opening 25 years ago today, when I hadn’t even settled on the name Amazon yet. Feels like yesterday. #gratitude

Una publicación compartida por Jeff Bezos (@jeffbezos) el

Si bien podría pensarse que esta inversión responde a una exigencia actual del mercado, lo cierto es que se trata de una visión que desde sus inicios ha premiado en la filosofía de la firma.

Esta premisa se pude leer en la primera vacante publicada por el propio Bezos para Amazon, misma que el fundador del gigante de e-commerce compartió en días recientes desde su cuenta de Instagram y que ahora sirve para hacer esta reflexión.

En la imagen compartida por el directivo se observa una vacante enfocada a encontrar un programador informático que, según Bezos, debía ser capaz de construir y mantener sistemas complejos “en aproximadamente un tercio del tiempo que la gente más competente cree que es posible”.

Rapido, pero ¿a qué costo?

De esta manera queda claro que para Amazon la velocidad y la eficiencia en el acto son dos pilares que le han permitido crecer de manera exponencial para convertirse en una de las empresas más poderosas del mundo.

No obstante, esta demanda tiene un costo y para el imperio de Bezos se ha traducido en numerosas denuncias sobre las condiciones de trabajo de Amazon en donde la intensa presión a la que se enfrentan los empleados para mantenerse en los niveles deseados ha sido la mayor crítica.

Una reciente investigación elaborada por The Guardian, indicaba que los trabajadores viven desde recortes en sus sueldos o problemas con las indemnizaciones hasta despidos o vigilancia por parte de la empresa para intentar demostrar que el empleado está fingiendo.

De hecho, durante 2018, el Consejo Nacional para la Salud y Seguridad Laboral de Estadios Unidos califico a Amazon como una de las peores empresas para trabajar por el nivel de exigencia que enfrentan sus colaboradores.

El escenario ha obligado a la firma a plantar postura en más de una ocasión con argumentos que, muchas veces, han sido leídos como vacíos o débiles. El fenómeno ha obligado a la empresa a invertir mucho en su imagen y en programas que logren eliminar esta postura que, real o no, tiene impactos en términos de branding.