Lo bueno y lo malo de que las marcas adelanten sus anuncios del Super Bowl

Imagen: Shutterstock.

Dentro de poco más de una semana se jugará el Super Bowl LI y algunas marcas ya han adelantado el anuncio publicitario con el que serán parte del evento que será visto por millones de personas. Los adelantos se han vuelto una tendencia desde hace un par de años y han modificado el cómo vemos los famosos comerciales del Súper Tazón.

El año pasado las marcas invirtieron 370 millones de dólares en publicidad durante el Super Bowl 50, partido en el que los Broncos de Denver derrotaron a las Panteras de Carolina. Hubo decenas de anuncios que fueron el eje de grandes campañas de las marcas (aquí puedes ver todas las piezas publicitarias de ese evento) pero también hubo quienes se adelantaron.

Durante muchos años, los anuncios estrenados durante el Super Bowl fueron parte del evento. Marcas como Budweiser y Pepsi hicieron campañas que se volvieron parte de la cultura popular y los comerciales eran un plus que atraía más público que no necesariamente era fan del futbol americano pero quería sumarse al festejo.

Desde hace un par de años, algunas marcas y agencias han optado por estrenar sus anuncios días antes del juego, con la intención de acaparar la atención y sacar un mayor provecho a sus inversiones millonarias. YouTube se ha convertido en la plataforma donde las piezas cobran relevancia mundial.

Para el Super Bowl LI, en el que jugarán los Patriotas de Nueva Inglaterra y los Halcones de Atlanta, marcas como Snickers, Tostitos, Skittles, Lexus, Intel, Wix, entre otras, ya mostraron adelantos de sus campañas.

Lo malo de las marcas que quieren ser las primeras en llamar la atención alrededor del Super Bowl es que se pierde el factor sorpresa y es menor el impacto que se genera en el consumidor que ya vio el anuncio.

Lo bueno es que para las marcas es una mayor proyección y además puede llegar a otros mercados además del estadounidense, como México, que cuenta con 23 millones de aficionados a la NFL, Brasil, con 19 millones, y Canadá, con 7 millones.