CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Llegaron para quedarse

Las dark stores, tras probar su utilidad en 2020, podrán permanecer en el futuro.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Con las medidas de sana distancia, las retailers tuvieron dos opciones para sus súbitamente abandonadas tiendas: Cerrarlas o repensar su rol en el modelo de negocio. Aquellas que eligieron la segunda alternativa son responsables de popularizar el concepto de dark stores.

Es la conclusión lógica, confirma Brian York, co-fundador de Cubbo. Apunta que el objetivo de las dark stores es “aprovechar estos espacios y convertirlos en micro-fulfillments”. Las tiendas vacías, inútiles en medio de la crisis sanitaria, pasaron a “recibir, empacar y despachar los productos de venta por ecommerce”.

Su implementación ha probado ser tan eficiente, que se empiezan a ver apuestas de largo plazo. De acuerdo con Expansión, en México La Comer piensa abrir un nuevo local 100 por ciento dedicado a llenar órdenes online. Y Home Depot impulsará las dark stores en su plan de inversión para 2021, valuado en tres mil 300 MDD.

“El reto más grande de los retailers es el ecommerce. El del ecommerce es la logística. Y el de la logística es la última milla. Así que el mayor miedo del retail debería ser la última milla”, Iván Ariza, CEO de Cargamos.

Los retos del formato

Aún siendo un concepto que no es nuevo en el mercado, el uso permanente de las dark stores requerirá que las marcas solucionen algunos problemas.

De acuerdo con Iván Ariza, CEO de Cargamos, el principal desafío es que las empresas entiendan que integrar este tipo de tienda a su modelo de negocio requiere eliminar silos de información sobre sus inventarios.

IVÁN ARIZA, CEO DE CARGAMOS

Reafirma que se necesitan “capacidades tecnológicas distintas que para atender a la gente de forma física. Y una de las principales características es, aunque suene obvio, manejar los inventarios en línea, en vivo”.

Tiene sentido, considerando que una de las mayores frustraciones de los consumidores en línea es comprar un producto que, por un error de inventario, realmente no está disponible. Y tener una visión integral entre online y offline debería reducir los roces entre ambos canales.

Un futuro complementario

Comparado con el entorno pre-pandemia, ciertamente el formato de dark store parece estar quedándose con el negocio que antes iba a las tiendas físicas. Pero Andrés Ávila, gerente de Mercadeo para Retail en Latinoamérica para Zebra Technologies, tiene una visión diferente.

En su perspectiva, estas dark stores son solo un complemento, no un caníbal, de su contraparte tradicional. Apunta que, a futuro, la gente acudirá a los establecimientos físicos “buscando una experiencia memorable y diferente, un valor agregado que justifique su visita”.

Las dark stores, en cambio, capturarán a aquellos clientes que ya saben qué quieren y solo buscan obtenerlo de forma más conveniente. Dos canales, para dos objetivos distintos, dentro de una sola estrategia de negocio a largo plazo. Éste será el gran rompecabezas a resolver para los gigantes de retail que confíen en este formato.

Otros artículos exclusivos para suscriptores