• En la primera etapa de la nueva normalidad, solamente podrían operar las empresas esenciales y tres industrias más

  • Concretamente, las compañías de construcción, minería y automotriz que cumplan con las medidas sanitarias adecuadas

  • A lo largo de las próximas semanas, conforme mejore la situación en cada estado, otros sectores podrían sumarse

Durante estas semanas, la economía sobrevivió con ahorros y trabajo a distancia. En datos del Departamento de Investigación de Merca 2.0, casi 95 por ciento de la gente en México pudo seguir trabajando a través de esquemas de home office. Grandes marcas como Prada, Kipling y Miniso pudieron continuar vendiendo a través de tiendas en línea. Pero desde este lunes que se comenzó una nueva etapa, que emociona a un sinfín de negocios: La nueva normalidad.

Mediante este plan gradual de reapertura, que siguen tanto la Ciudad de México (CDMX) como la mayoría de los estados, se espera reanudar las actividades económicas en todo el país. De acuerdo con Milenio, solo en la capital ya regresaron a su rutina diaria más de 2.5 millones de personas. Pero como bien lo pone Forbes, los contagios no están ni de cerca en camino de ser más bajos. Así que las marcas deben tomar varias medidas para proteger a su comunidad.

El verdadero reto de la nueva normalidad

Con este contexto, el desafío es claro: Los negocios que quieran entrar a la nueva normalidad necesitan las medidas adecuadas para proteger a clientes y empleados. Pero si muestran los ejemplos de otros países, es que no es fácil. Una planta de Ford en Estados Unidos (EEUU), el actual centro de la pandemia, presentó un rebrote al resumir actividades. Pero hasta en Corea del Sur, inicialmente aplaudida por su respuesta a la enfermedad, el virus ganó fuerza otra vez.

La Asociación Mexicana de Gimnasios y Clubes (AMEGYC) puede ser un ejemplo a seguir para la nueva normalidad. Su vocero, Nelson Vargas, asegura que pondrán medidas estrictas:

Estamos impulsando reglas que puedan ser generalizadas para toda la industria con un solo objetivo en mente: Proteger al usuario final. Tenemos contemplado mantener la sana distancia, proporcionar gel antibacterial en todas las áreas y ser aún más rigurosos con toda la limpieza.


Notas relacionadas


Preparándose para un cambio permanente

Tal vez lo más importante en la nueva normalidad es que muchos de los cambios que se van a tener que implementar deben estar diseñados para que sobrevivan a largo plazo. De acuerdo con DXJournal, los líderes de las marcas deben abrirse a sus empleados para hallar retos y soluciones. Según Fortune, toda la cadena de suministro debe adaptarse. Y NPR apunta que la sanitización no perderá su importancia pronto. Vargas afirma que están conscientes de ello:

En la industria estamos preparados para poder afrontar los retos que el mercado demande. Se aplicarán medidas que se pueden emplear por fases, así como otras que van a quedarse como parte de nuestra operación. Sabemos que hoy nos enfrentamos a una nueva normalidad que ha creado una gran diferencia en los hábitos de consumo de los clientes. Nuestra principal meta es proteger la salud y seguridad de toda nuestra comunidad, usuarios y colaboradores.

Digital: La otra parte de la nueva normalidad

Pero el regreso a las calles requerirá de las marcas un esfuerzo mucho más grande que “solo” adaptar medidas de sanitización adecuadas. Incluso clubes, gimnasios, restaurantes y tiendas, que desde siempre han confiado en el negocio físico para sus ingresos, no pueden volver a lo mismo en la nueva normalidad. Resulta evidente que los usuarios ya probaron las ventajas del universo digital. Y según el vocero de la AMEGYC, las compañías no van a poder ignorarlo:

Para todos los miembros de la AMEGYC, esta situación ha sido de lecciones, de aprendizajes, de oportunidades. Pero la podemos considerar sobre todo un acelerador. La industria se tiene que enfocar a extender la oferta de servicios más allá del espacio físico. Adaptarnos al entorno digital para llegar a un mayor número de personas. La lección no es solo para la industria, sino para todos los habitantes del país. Debemos mejorar nuestros hábitos de consumo y rutinas.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299