Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Líderes: Rodrigo Mondragón, director de mercadotecnia para Grupo Herdez

Soy originario de la Ciudad de México, estudié Administración de Empresas en la Universidad LaSalle. Me gustaba toda la parte de gestión y era una carrera muy versátil que involucraba recursos humanos, finanzas o sistemas. Me fui enfocando más a marketing y RH.

Compartir:

rodrigo_mondragon_imagen-01Formación:
 Administración de Empresas en la Universidad La salle
Puesto:
Director de mercadotecnia para 
Grupo Herdez

Tuve la primera oportunidad, como becario, en Grupo Resistol, en el área de industria, B2B. De ahí pasé al área de consumo, como trainee en Pedro Domecq. Era una época en la que la publicidad no era tan restringida, había fuertes inversiones en televisión y exteriores. Allí comencé a tener contacto con las grandes estrategias para marcas como Presidente, Don Pedro, Azteca de Oro, entre otras.

Pedro Domecq fue adquirida por una compañía inglesa llamada Allied Spirits and Wine, que tenía marcas como Kahlúa y Malibú. Entonces se creó un área de trade marketing, que era una novedad en ese momento y no se entendía bien la dimensión de lo que era.

Cuando terminé mi carrera me ofrecieron la planta en Domecq pero me llamaron de Kraft Foods por mi expertise en trade marketing. Entre en una época muy prolífica de Kraft, en ese momento era de las mejores escuelas para formar gente de mercadotecnia.

En Kraft me contrataron para implementar Category Management, es decir desarrollar las categorías y marcas dentro del punto de venta dentro de lo que hoy se llama canal moderno. Fue un gran reto interno y externo, requería de una gran capacitación, software y crear una estructura. Me tocó trabajar con la categoría más importante en ese momento: bebidas en polvo.

Había que salir y venderles la idea a las cadenas de autoservicios. Walmart todavía no lo tenía muy definido, otros como Chedraui o Casa Ley estaban muy regionalizadas. Había que ser muy ético y honesto con la información que teníamos.

Estuve en Kraft cerca de cuatro años, pero dentro de la compañía sacrifiqué una promoción y elegí un cambio lateral y pasé de trade a marketing. Tuve a mi cargo la categoría de cereales Post, competía contra marcas con mayor participación de mercado como Kellogg’s. En un lapso de dos años logramos ganar casi un cinco por ciento de participación.

Después de Kraft me fui a estudiar una maestría en negocios internacionales a Barcelona. Hice algunas prácticas comerciales en Brasil, Nueva York y España. Regresé a México y tenía las puertas abiertas en Pedro Domecq, estuve en marketing manejando los RTDs, las bebidas alcohólicas de baja graduación, como Caribe Coolers y Spirit by Terry. Esta última marca fue una de las primeras en tener una estrategia digital.

Cuando Pernod Ricard compró Domecq salgo de la compañía y hubo un parteaguas en mi carrera porque siempre había trabajado para trasnacionales y empresas familiares grandes. Entré a Rotoplas, de estar trabajando en productos de consumo masivo pasé a un sector totalmente industrial.[g1_quote author_description_format=”%link%” align=”right” size=”m” style=”simple” template=”03″]

Hice algunas prácticas comerciales en Brasil, Nueva York y España. Regresé a México y tenía las puertas abiertas en Pedro Domecq.

[/g1_quote]

Allí rompí con muchos estigmas de lo que es marketing. No es que te guste el producto o que sea fancy, lo más importante es que te guste hacer estrategias. En Rotoplas mi reto no era manejar el tinaco sino desarrollar dos nuevas unidades de negocios relacionadas con la conducción del agua dentro de los hogares con una nueva tecnología de tubería hidráulica.

Dos años más tarde me contacta Jumex, una marca mexicana de mucha tradición, que me dio la oportunidad de manejar el core business, jugos y néctares, además de otras marcas y lanzamientos.
Fue una coyuntura muy interesante porque fue cuando Coca-Cola compró Jugos del Valle. Hicimos un análisis situacional y me apalanqué en aumentar el vínculo emocional de la marca y reforzar el visibility en el punto de venta.

Hicimos varias campañas, en la primera me fue fatal con un buen concepto pero la ejecución no fue la mejor, pero después creamos “Todos tenemos una historia con Jumex, ¿cuál es la tuya?” que tuvo un gran éxito. Luego en trabajo con las agencias sacamos “Jumifícate” que era la de los nombres de personas con la tipografía de la marca.

Después trabajé en La Huerta, una compañía de frutas y verduras congeladas donde me invitaron a consolidar el área de marketing. Luego surgió la oportunidad de estar en Grupo Herdez.

En Herdez tenemos muchas marcas de mucha tradición, hoy desarrollamos estrategias de branding para hacerlas todavía más memorables y más relevantes. Conectar con los millennials para que sean también sus marcas.

En Grupo Herdez estamos construyendo el terreno para estar otros cien años en el mercado. Otro de los retos es explorar las nuevas plataformas de medios de comunicación. Todo esto bajo la perspectiva de la innovación en las marcas.

 

Otros artículos exclusivos para suscriptores