Liderazgo, ¿rasgos o aptitudes?

Los grandes líderes no siempre siguen un estándar en cuanto a características físicas, pero sí deben poseer ciertas aptitudes que los ayuden a subir a la escala corporativa.

Inteligencia emocional

Los grandes líderes no siempre siguen un estándar en cuanto a características físicas, pero sí deben poseer ciertas aptitudes que los ayuden a subir a la escala corporativa.

El físico influye en la percepción de liderazgo. De acuerdo con un informe publicado por The Economist, los grandes líderes comparten algunos rasgos físicos muy comunes que, combinados con sus cualidades intelectuales y personales, los han llevado a ser CEOS exitosos y grandes empresarios.

Cuando pensamos en las características físicas de un líder nos vienen a la mente cualidades que denoten masculinidad, madurez y experiencia como la mandíbula cuadrada, barbilla pronunciada, voz grave y cabello con tintes canos.

Sin embargo, para el profesor Robert Livingston y el estudiante graduado Nicholas Pearce, de la Kellogg School of Management de la Northwestern University, esta percepción es diferente, ya que realizaron una investigación donde estudian la relación de la percepción de liderazgo y logro con las llamadas “cara de bebé”: cara redondeada, frente y ojos grandes, mejillas regordetas, nariz más pequeña y labios más gruesos y llenos.

Los adultos con “cara de bebé” son tratados de manera diferente en comparación con los adultos de cara madura, pues los primeros se consideran más cálidos, inocentes y dignos de confianza.

Además, la investigación concluyó que “hay una ventaja de liderazgo para los hombres que parecen más dóciles en apariencia física”, la cual se llama el “Efecto Teddy Bear”. Explica Livingston que, aquellos con rasgos faciales no amenazadores son más propensos a subir a la escala corporativa.

Aunque los rasgos faciales pueden presentar ventajas naturales u obstáculos para algunos, la mayoría de las personas pueden desarrollar y utilizar otras cualidades para alcanzar el éxito y mejorar su branding personal. A continuación te enlisto algunas de estas cualidades para que las tomes en cuenta:

Honestidad
Un buen líder dice la verdad y no lo que la gente quiere escuchar. Son honestos con las personas cercanas y valoran que sea recíproco.

Confianza
Desarrollar la autoconfianza es algo necesario para alcanzar el éxito y se puede generar consiguiendo pequeños logros día a día.

Humildad
Un líder conoce sus debilidades y busca compensarlas trabajando en equipo; así mismo, identifica sus fortalezas y las aprovecha al máximo.

Integridad
El liderazgo trabaja de la mano con la ética y aunque una situación se torne difícil, un líder no cambia sus valores.

Predicar con el ejemplo
Gandhi decía: “sé el cambio que quieres ver en el mundo”. Los grandes líderes son coherentes con lo que hacen y dicen, saben que son un punto de referencia para los demás y actúan en consecuencia.

Si bien es cierto que “como te ven te tratan”, es importante recordar que todos tenemos cualidades que nos abrirán las puertas al éxito, es hora de identificarlas y hacer que trabajen a nuestro favor.