x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Características para que un líder trascienda, según LinkedIn

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

Para que una empresa trascienda se necesita un líder dedicado y decidido al mando. Los colaboradores deben estar conscientes de esta situación, ya que los “jefes memorables” pueden adelantarse varios pasos y tomar las medidas más adecuadas antes de que las cosas se salgan de control.

Cuando una persona sabe dirigir su negocio, regularmente destaca entre la competencia debido a la manera en la que se esfuerza por realizar su trabajo, ya que son capaces de motivar a otros miembros del equipo, orientarlos a ir por el mismo camino y aceptar cuando las cosas no siempre están siendo perfectas o generan resultados.

Es un hecho que ser memorable requiere de una voluntad extra. La mentalidad es parte importante para el camino hacia el éxito. Siempre esperan dar más de ellos mismos y esa situación la reflejan en los miembros de su equipo. Ahora, el punto específico de este tema deriva en una pregunta: ¿tu jefe entra en la categoría de líder trascendental?

Para un colaborador, el haber tenido un jefe inolvidable hasta este punto de su camino laboral puede ser más gratificante, ya que sirve como un modelo de inspiración a seguir para explotar al máximo su capacidad y definir nuevas maneras de ejercer competitividad con miras hacia cumplir los objetivos.

¿Cuáles son las características necesarias para ser un buen líder? 

De acuerdo con LinkedIn, hay una serie de características con las que todo jefe debe contar para trascender.

  • Los grandes líderes son apasionados. Si al jefe no le importa lo que pasa en el lugar de trabajo ¿por qué debería importarle a alguien más? Los jefes memorables son apasionados con el trabajo que hacen. Ellos creen en lo que están tratando de lograr y se divierten haciéndolo. Esto hace que todos puedan formar parte del mismo entendimiento y esto es muy importante, porque no todos los empleados se divierten en la oficina.
  • Se sacrifican por sus colaboradores. Los grandes jefes sacan a su gente del peligro antes de haber perdidas. Entrenan, y quitan obstáculos del camino, incluso si su propia gente puso esos obstáculos en primer lugar. A veces, limpian el desorden que su gente hizo. Son cosas que pueden llegar a pasar.
  • Estrategia ante todo. De forma sencilla: los líderes juegan Ajedrez, no Damas Chinas. Esto significa que cada pieza en la empresa tiene un rol único, habilidades únicas y limitaciones únicas, de las cuales el líder es consciente. Reconocer elementos únicos de cada miembro de su equipo es fundamental para la empatía laboral, pero sobre too para que la empresa resalte, ya que se pueden utilizar estos conocimientos para extraer lo mejor de cada individuo.
  • Dejan a un lado las apariencias. No mienten para ocultar sus errores, y no hacen falsas promesas. Su gente no tiene que gastar energía tratando de descubrir sus motivos o predecir lo que van a hacer, pues no ocultan cosas. En lugar de acumular información y ser reservados, la comparten. Todos son parte de un equipo que se tiene que mover.
  • No tienen miedo. Aunque la empresa esté en problemas, los jefes inolvidables no pasan la incertidumbre a los empleados. Uno nunca puede darse cuenta que un jefe memorable este bajo presión y regularmente siempre lo está, pero si lo transmite a sus empleados pone en riesgo múltiples acciones.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados

confianza

¿Sufres de exceso de confianza? ¡Ten cuidado!

Todo tiene un límite, así también el reconocimiento de nuestras capacidades y habilidades. Sobreestimar lo que podemos hacer puede repercutir negativamente en la imagen proyectada a los demás, tanto en lo personal como lo profesional.