La #LibertadDePrensa en Latinoamérica

libertad de prensa en Latinoamérica

La libertad de prensa en Latinoamérica atraviesa un momento complicado de forma general si se comparan las cifras de la región con las de otras partes del mundo, como Europa, por ejemplo Noruega, que es el país número 1 en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2019 de la organización Reporteros Sin Fronteras, con un puntaje de 7.82. En este país nórdico es muy raro que se registren actos de violencia contra periodistas o medios de comunicación y desde 1810 su Constitución establece las bases de la libertad de prensa.

Como se puede observar en la gráfica que compartimos este día, en el caso de Cuba, Venezuela, México, Honduras y Colombia las calificaciones son un tanto más elevadas (todas están por encima de los 40 puntos), lo que es un claro indicio de que la libertad de prensa en estas naciones presenta problemas. En el caso de Cuba, la muerte de Fidel Castro y el cambio de Gobierno parece no haber producido algún cambio pues se sigue monopolizando casi toda la información. Según información de Reporteros Sin Fronteras, las autoridades incluso controlan el trabajo de los periodistas extranjeros y a los propios blogueros y periodistas del país que trabajan de forma independiente se les amenaza constantemente.

En el caso de Venezuela, el complejo panorama que vive han puesto en riesgo cada vez más a la libertad de prensa, el actual presidente, Nicolas Maduro busca por diversos medios callar la voz de la prensa independiente al tiempo que controla la información. En constantes ocasiones ha desacreditado a los medios que critican su gobierno. Incluso recientemente se cortó la señal de cadenas como CNN y la BBC en medio de las protestas que se han levantado en su contra.

En el caso de México, aunque parece tener una calificación mejor que la de Cuba y Venezuela (46.78), las cosas no son precisamente mejores, en lo que va del año, 3 periodistas han muerto, cifra que ni siquiera se registra en zonas que pueden considerarse más peligrosas o violentas, como Siria. La organización Reporteros Sin Fronteras considera al país como el lugar más peligroso para los periodistas en América y uno de los países más mortíferos del mundo para los medios de comunicación. Intimidaciones, agresiones y asesinatos a sangre fría se hacen presentes para los profesionales que abordan ciertos temas en el país.

Con estos 3 ejemplos es posible comprender mejor el panorama de la libertad de prensa en Latinoamérica, no obstante, existen regiones donde las cosas lucen mejor, como en Uruguay, nación que se considera una referencia que debería seguir la región.