Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Libertad de expresión en Twitter: diferencia entre Elon Musk y Donald Trump

Twitter fue criticada por dos magnates: Elon Musk, quien ahora es su dueño, y Donald Trump, exmandatario de EU que creó su propia plataforma. Ello, por limitar la libertad de expresión, cerrar cuentas y no aceptar diferencias ideológicas políticas.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
  • Con críticas hacia Twitter, los magnates Elon Musk y Donald Trump realizaron acciones para fomentar la libertad de expresión.

  • El máximo millonario compró la red social y apela a modificarla para que se convierta en una plaza pública de opinión.

  • Por su parte, el exmandatario estadounidense creó su propia plataforma para promover la aceptación de ideologías políticas.

Por medio de Twitter, los usuarios pueden enviar mensajes ciertos de 280 caracteres, la red social de libre acceso y uso por medio de sus recursos permite emitir la opinión, crítica y debate sobre cualquier tema y la apertura de discusión ha volcando a la red social en un espacio de formación de opinión pública e influencia. La difusión de información apela a la libertad de expresión; no obstante, dos personajes de influencia internacional Elon Musk y Donald Trump han criticado a la red social por los siguientes argumentos: el algoritmo, la limitada libertad de expresión, y Trump en específico por “silenciar voces opositoras” en Estados Unidos.

Ello, por las políticas de Twitter que incluyen tres ejes fundamentales: cuidar la privacidad, la libertad de expresión y la transparencia. El compromiso se basa en la Carta de Derechos de los Estados Unidos y en el Convenido Europeo de Derechos Humanos, y en los Principios Rectores sobre Empresas y los Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Pese a que existe gran libertad de expresión, el contenido violento y que incita al odio ha sido eliminado de la plataforma para proteger a los usuarios que al cuatro trimestre de 2020 sumaron 192 millones de usuarios activos diarios monetizables. Asimismo, en 2021, los ingresos de la empresa ascendieron a 3 mil 720 millones de dólares estadounidenses (mdd) y tuvo una perdida neta de más de 221 millones de dólares estadounidenses, indican datos de Statista.

Ante “las limitantes de libertad de expresión”, ambos magnates iniciaron acciones para evadir las prácticas que consideran poco funcionales en la red social. Del lado de Elon Musk, en el último mes hizo grandes movimientos y adquirió el 9.1 por ciento en Twitter por un valor de casi 3 mil millones de dólares, convirtiéndose en el principal accionista de la empresa y su interés por hacer Twitter “una plaza pública digital donde se debaten asuntos vitales para el futuro de la humanidad” se consolidó con la venta total de Twitter por 44,000 mdd.

Por su parte, Donald Trump, luego de ser vetado por Twitter, Facebook, YouTube e Instagram por promover el odio y acciones en la toma del Capitolio en enero de 2021 y romper con las políticas internas de la plataforma. El expresidente de Estados Unidos decidió crear su propia red social “TRUTH Social” con el respaldo de la inversión de Digital World Acquisition Corp, lo que hizo que las acciones de la empresa se dispararán en Wall Street.

La nueva plataforma de redes sociales del expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, “TRUTH Social” fue hackeada dos horas después de anuncio del miércoles, según el Daily Mail. Y eso que aún se planea su lanzamiento beta el próximo mes y un despliegue más amplio a principios de 2022. Hasta ahora, solo se encuentra disponible para usuarios estadounidenses y advierte que pronto estará disponible en el país.

Twitter y opinión pública

Hasta ahora, Twitter se caracteriza por emitir noticias en tiempo real y los usuarios la han identificado como una herramienta de información. En tanto a la dimensión política, gobiernos, funcionarios y ministerios que tienen cuentas oficiales de Twitter han realizado grandes aportaciones a la opinión pública “interactiva”.

“Las redes sociales virtuales se han transformado en una de las herramientas de comunicación más utilizadas para la política”, dice A Jungherr en su investigación “Uso de Twitter en campañas electorales: una revisión sistemática de la literatura”.

Un claro ejemplo es el caso de Barack Obama, quien en su primera y segunda campaña electoral en 2008 y 2012, respectivamente, utilizó las tecnologías de la información para impulsar su popularidad. El éxito se vio reflejado en la mayoría electoral y sobre todo en la perpetuación de su popularidad en la red social, a marzo de 2021, el expresidente de Estados Unidos era la celebridad con más seguidores en Twitter con casi 130 millones de seguidores.

En los sistemas democráticos, Twitter es vista bajo dos lupas: una amenaza a la libertad de expresión y una oportunidad de la sociedad para poner bajo escrutinio público las prácticas de la comunicación política tanto a nivel local como internacional.

 

Elon Musk y Donald Trump buscan libertad de expresión; entre la democracia funcional, la participación de la sociedad y algoritmos, y la eliminación de discriminación por ideología política

Elon Musk es reconocido por su gran patrimonio neto que alcanza los 239,6 mil mdd, el cual lo corona como el mayor millonario del mundo, por su marca Tesla que no ha necesitado de gran publicidad para llegar a la fama, ya que solo se sustenta de innovación y tecnología, por su actividad como figura pública, y sobre todo, por su perfil que llega a posicionarse casi como un “influencer” en redes sociales.

Sus aspiraciones no se guían hacia las empresas de redes sociales, sino hacia la visión de un mundo globalizado y conectado con la tecnología. En los tiempos donde los bloqueos de cuenta y eliminación de perfiles por violación a políticas de privacidad, Elon Musk hizo público su desacuerdo ante la limitación de la libertad de expresión y los algoritmos que limitan el alcance de contenidos. Esa, es la gran oferta de valor que tomará Musk y su gran aspiración en la red social, donde la participación y ejercicio de la libertad de expresión formarán el destino de la democracia y de la sociedad en sí misma.

Por su parte, el exmandatario de Estados Unidos decidió crear su propia red social debido a que en la red social constantemente realizaba criticas a los gobiernos opositores y la gota que derramó el vaso fue el hecho del Capitolio. Con el lanzamiento de TRUTH Social, Trump ha sido fuertemente criticado tanto por el diseño y similitud con Twitter, pero lo valioso de todo es que la red social fue lanzada para “fomentar una conversación global abierta, libre y honesta sin discriminar la ideología política”.

Un hecho es que empresas privadas están ostentando el poder de regular la libertad de expresión, y gubernamentalmente a lo largo de la historia se ha demostrado el peligro de la regulación.

 

Leer más: 

Otros artículos exclusivos para suscriptores