consumidor mexicano
Imagen de Bigstock
  • Con el pretexto de la celebración de Independencia, recordamos el perfil del consumidor mexicano.

  • El perfil del consumidor mexicano es un importante insight para entender el desempeño del mercado.

  • Cuando se logra comprender al consumidor se pueden establecer pautas de gran valor para las marcas.

Hoy en día las marcas se han interesado en perfilar al consumidor mediante aspectos que logran ser de gran relevancia para comprender el desempeño del mercado.

Desde esta perspectiva resulta indispensable entender qué acciones son las que ayudan a entender no solo el perfil, sino los diversos elementos de los que se acompaña el consumidor.

Con esto en mente resulta interesante conocer el perfil del consumidor mexicano que dará el grito y con base en el estudio de Mexicaneidad 2019, de este perfil, el 72 por ciento dice sentirse libre de formar su identidad.

A un 64 por ciento de los mexicanos se siente atraído por marcas que logran representar algo más que un simple producto.

Otro insight de gran valor es el que advierte que siete de cada 10 mexicanos dice sentirse cómodo mostrando su orgullo nacional, mediante la compra de productos elaborados en el país.

Para conocer qué hay detrás de este consumidor durante estas fechas de celebración, Merca2.0 conversó con Fernando Álvarez Kuri, VP de Kantar, tras la publicación del estudio Mexicaneidad 2019.

Merca2.0 – Cuando se estudia el perfil del consumidor mexicano. ¿cuáles son los beneficios de hacerlo desde aspectos culturales?

Fernando Álvarez – La cultura refleja el cómo nos desenvolvemos en diferentes esferas, desde lo publico hasta lo privado, de ahí que los aspectos culturales sean sumamente relevantes al momento de realizar un perfil del consumidor de un país ya que, desde los valores se detonan o delimitan ciertos comportamientos; marcando los limites entre lo socialmente aceptable y lo inaceptable.

Por ponerte un ejemplo, sabemos que la visión de genero ha cambiado y hace ya algunos años nos dimos a la tarea de entender al “hombre ideal” dentro de los contextos de diferentes culturas en el mundo y encontramos aspectos muy interesantes de la interpretación que cada sociedad hace de los valores que son relevantes en diferentes contextos. Hubo hallazgos interesantísimos, por ejemplo, en Alemania, el hecho que un hombre tenga dientes blancos es un signo de masculinidad, ya que en su cultura la hombría se asocia con la pulcritud. Si exploramos ese mismo elemento en México, este pierde relevancia y se asocia mas a un concepto de “metrosexualidad” que a la hombría.

Merca2.0 – ¿Qué hacen las marcas mal cuando aseguran apostar por la mexicanidad en su propuesta comercial?

FÁ – Pienso que el elemento mexicano siempre esta presente en las marcas locales, pero el uso de la mexicanidad como elemento de propósito de marca debe ser congruente con su ADN. La mexicanidad no debe utilizarse como una moda o un mote de comunicación, sino que deben entenderse todos los componentes que envuelve el mismo término y no asumirse como algo estático y tradicional. Hoy los mexicanos viven su mexicanidad desde la incorporación de la tradición al entorno actual, mas como un concepto fluido y vivo, que como la reminiscencia de un pasado anquilosado.

Merca2.0 – ¿Cuál es el elemento o elementos que los sorprendió en este estudio?

FÁ – El entendimiento social de la mexicanidad evoluciona y se transforma constantemente para dar forma a las distintas maneras en que nos relacionamos con otros y con nosotros mismos.

Identificamos tres grupos valóricos claves, para entendernos como mexicanos: los valores grupales o sociales en sentido amplio, los valores indulgentes (mas del ámbito del grupo reducido de influencia, es decir las tribus a las que todos pertenecemos) y el tercer grupo son los valores discrecionales (les llamamos así porque si bien corresponden al ámbito individual, no agrupa a todos, pero es justo la posición que todos tomamos ante temas como el respeto, la autoexpresión, la honestidad, etcétera).

Cuando vemos la transformación de estos ámbitos, sorprende cómo las esferas discrecionales e indulgentes empiezan a pujar por un espacio en la vida social en el sentido amplio; es decir, temas que pertenecían a ámbitos cerrados o limitados, hoy luchan por tener voz en entornos sociales mucho mas amplios y resonantes, haciendo valer las diferentes posturas y obligando a la sociedad en su sentido mas extenso, a considerar estas posturas, darles espacio y el respeto que claro que merecen.