“Latinx”, una palabra dentro del lenguaje inclusivo que tu marca debe conocer

Imagen de Bigstock
  • El término “Latinx” pretende eliminar la definición binaria que denotan los sustantivos “latina” y “latino”

  • Universidades de Inglaterra ya acuñan este término en sus definiciones

  • La RAE no incluyó este término en su primer Libro de estilo de la lengua española recientemente publicado

Durante 2017, Twitter dio a conocer que en Estados Unidos, su base de usuarios se distribuía en un 47 por ciento por el segmento de tez blanca, el 21 por ciento de gente de Asia/Pacífico, el 3.4 por ciento el sector de raza negra, con el mismo porcentaje un grupo denominado Latinx.

Según un reporte de la BBC, este término pretende terminar con la definición binaria que denotan los sustantivos “latino” y “latina”, así como el plural “latinos” sea reemplazado por “latinx” y se desprenda del género masculino.

Asimismo, el medio señala que este término es importante en un contexto en el que la gente todavía no comprende que hay una distinción entre el género y el sexo.

En Estados Unidos, en especial en ciudades cosmopolita como Los Ángeles y Nueva York, es usual ver el término impreso en posters de eventos, artículos de prensa así como ensayos universitarios.

De igual forma, otro término, aunque más asociado a los méxico-americanos, se trata de “chicanx”; no solo es un caló de algunos territorios sino que ahora universidades británicas como Oxford y Cambridge incluyen “latinx”, término que asocian únicamente a personas que viven en Estados Unidos y que vienen, o sus familias provienen, de América Latina.

No obstante, la Real Academia de la lengua Española lo dejó afuera del primer Libro de estilo de la lengua española, misma que contiene más de 500 páginas que presentó hace unos días y que incluye palabras como “youtubero” y “wasap”.

Es así como la expresión “Latinx” se suma al listado de palabras dentro del llamado “lenguaje inclusivo”, que no es un fenómeno que solo suceda en Estados Unidos, sino que también en países como España y Argentina son el centro de un debate que, frecuentemente se enfrenta la academia y los activistas por los derechos de las mujeres y de las minorías.