Las industrias del futuro

San Diego CA, USA

Advertisement

Recientemente un anuncio gubernamental formulado en colusión con armadoras y aseguradoras automotrices en EU, fue recibido con plácemes por la industria automotriz: Frenos automáticos y autónomos (sin el control del conductor) serán mandatorios en todos los vehículos producidos en Norte América a partir del próximo año. Estamos hablando de un sensor robótico (radar, cámara, lasers) que percibirá la potencial colisión y le prevendrá frenando solo. Bienvenidos a la progresiva toma de control de la robóica en nuestras vidas cotidianas, “Minority Report Revisited”

Los robots van a parecerse a aquellos personajes populares en las películas y las series infantiles que todos viéramos en los 70´s dice “Alec Ross” (máxima autoridad norteamericana en innovación) cuando es entrevistado por Dana Perino de Fox News sobre un capítulo en su libro “The Industries of The Future” llamado: “Aquí vienen los Robots”.

“Hemos perdido muchos puestos de trabajo -agrega Perino- en la industria manufacturera debido a la robotización en las líneas de producción ¿Nos deberíamos de preocupar por nosotros y preparar a nuestros hijos ante este fenómeno?.

“En el futuro -contesta Ross- cada que salgas de tu casa para ir a trabajar, le ordenarás a una máquina que hacer o ella te lo dirá. Esto te asustará muchísimo si es que tu trabajo actual puede ser automatizado por un sistema inteligente y más si no te estás preparando para ello.

Creo -continúa Ross- que hay muchas ocupaciones en la industria de servicios que se mantendrán gracias el toque humano sin embargo -añade- muchas otras desaparecerán ”.
No cabe duda que la “Revolución Tecnológica” está encima de nosotros -menciona- y camina a alta velocidad mientras que aquella de la economía mundial se confunde con la de una locomotora de vapor de la “Revolución Industrial”.

En su más reciente libro “The Industries of the Future”, Ross ofrece un análisis a profundidad sobre la relación entre tecnología y gobierno, tecnología y negocios y, tecnología y educación prediciendo como, la innovación del futuro, cambiara a la sociedad radicalmente. Los capítulos cubren aspectos como:

  • Robótica,
  • Seguridad cibernética,
  • Comercialización del genoma humano,
  • El futuro de Big Data y
  • El impacto brutal por la inclusión de la tecnología digital en el dinero y los mercados.

Un tema alarmante es “El Futuro de la Máquina Humana”. Un asunto relacionado con la “ya muy evolucionada” ingeniería genética. Ross comenta, por ejemplo, que hoy es posible predecir con exactitud y a 10 semanas de embarazo muchas características genéticas no fundamentales del feto: altura, color de pelo y ojos y otras muy fundamentales como predisposiciones al alcoholismo, ciertas enfermedades. El peligro radica en usar estas herramientas para modificar aspectos de la persona.

Un tema final del libro se aboca a lo que los padres debemos de hacer a fin de preparar a nuestros hijos para ese futuro?. Ross menciona cuatro cosas:

Asegurarnos que nuestros hijos estudien lenguas. Idiomas extranjeros, idiomas computacionales y el idioma propio sin errores. Vamos a necesitar que sean mejores comunicadores universales y menos regionales.

No contentarse con que las escuelas lleven la carga de la educación de nuestros hijos. Si, debemos darles la mejor educación posible en las instituciones existentes pero no debemos basarnos en ellas. El hogar debe de ser el mejor sistema de enseñanza en la lectura, el debate, el análisis, y la absorción inteligente de la era digital.

Entender y aceptar que, cada día más, vivimos en una economía global. Enseñemos a nuestros hijos a aceptarla ayudándoles a entender un mundo sin nacionalismos primitivos y constreñidos.

Entender las nuevas competencias del mañana acordes a una industria que apenas asoma al final de la esquina.