Las criptomonedas mexicanas se abren paso en el mundo financiero

La Ley Fintech no incluye de forma directa a las criptomonedas, sino con aquellas instituciones que las operan. A nivel general, aborda cuatro rubros del sistema financiero del país.

Foto: Bigstock

Las criptomonedas han transformado la economía global y han abierto la posibilidad de crear soluciones financieras que se adaptan a las diferentes necesidades del mercado.

La Ley Fintech no incluye de forma directa a las criptomonedas, sino con aquellas instituciones que las operan. A nivel general, aborda cuatro rubros del sistema financiero del país: los activos virtuales (como las monedas digitales), la asesoría financiera, el fondeo colectivo (crowdfunding) y los pagos electrónicos.

En las finanzas digitales, ha introducido nuevos elementos como una definición de un activo virtual y quiénes pueden manejarlos.

Dentro de esta realidad destaca el surgimiento de TRADcoin, la primera criptomoneda mexicana con un respaldo basado en siete áreas de inversión y concebida para generar intercambio de bienes y servicios, yendo un paso más allá de la oferta existente en México.

“La gran mayoría de las criptomonedas se fijan un sector de acción o un proyecto y se olvidan que el principal propósito de las monedas es el intercambio, es decir, que se pueda adquirir algo con ellas. Esa es la gran diferencia que hace única a Tradcoin, pues queremos integrarla al tejido comercial, que la gente pueda obtener productos de salud, comerciales, turísticos, de arte, que es lo que ha fallado en el sistema del dinero digital”, señala el ingeniero Miguel Aguayo.

En tal sentido, generarán inversiones en lo que denominan siete pilares de acción: bienes raíces, tecnología, comercio, turismo, arte, startups y salud. Iniciarán con proyectos en Yucatán, uno de los estados de mayor crecimiento económico en el país. Posteriormente se expandirán a diferentes regiones de la república con la convicción de contribuir al crecimiento de diversos sectores y a la creación de empleos a nivel nacional.

criptomoneda
Imagen: Bitcoin

BXP Chip Coin es otro proyecto que ya ejerce prácticas de compra y venta principalmente en Bolivia, Ecuador y México.

Héctor Riveros emprendedor mexicano, dice “detrás de una criptomoneda hay sofisticados procesos de programación y códigos finitos que para el caso del bitcoin, llegan a ser hasta de 21 millones, lo que garantiza que cada bitcoin pueda ser dividido hasta en 100 millones de partes. Pero esa parte es técnica y pocas personas pueden entenderle”.

El equipo de BXP Chip Coin ha desarrollado esa complicada tarea de crear la programación y el entramado algorítmico. Entre más sofisticado es el ramal que soporta una criptomoneda, ésta es más sólida y con pocas posibilidades de ser violentada.

Es importante acotar que México es líder en América Latina, al concentrar el mayor volumen de intercambio en criptodivisas, lo cual plantea un panorama favorable para la incorporación de esta tecnología a los diferentes ámbitos de la economía.