Las absurdas exigencias de la Policía de las Marcas olímpicas en los Juegos Londres 2012.

Reino Unido.- Para preservar los derechos de las compañías que son patrocinantes oficiales de los Juegos Olímpicos, en el Reino Unido se ha establecido la Policía de las Marcas, un grupo de “agentes” vestidos de morado que están vigilando férreamente el cumplimiento de las normas para que nadie haga uso ilegal de los símbolos o palabras relacionados con el evento deportivo, para sacar provecho si haber pagado por ello.

Sin embargo, las actuaciones de esta policía están llegando a extremos tales, que publicaciones del Reino Unido como Marketing Week han recopilado los casos más absurdos y exagerados para demostrar que podrían estar extralimitándose o al menos colocándose en situaciones ridículas.

 Para muestra, un botón. Durante el recorrido que ha realizado la antorcha olímpica por Reino Unido, durante el mes de julio, a la madre de un soldado herido en Irak en 2007, Jessica Cheesman, los directivos olímpicos le prohibieron usar la pulsera de caridad “Ayuda a los Héroes” mientras cargaba el fuego olímpico en Rochester el pasado 20 de julio. Cheesman ha reunido con su iniciativa personal 8.000 libras para la caridad a raíz de que su hijo fuése herido en combate.

Otro ejemplo es el del dueño del Café Olímpico que tuvo de cambiarle el nombre. Cuando en 2005 fue anunciado que Londres sería la sede de las Olimpiadas 2012, numerosos negocios se apresuraron a adoptar nombres relacionados con el evento. Y en este caso Kamel Kichane, dueño del Café Olímpico, se vio forzado a cambiar el nombre de su establecimiento a Café Limpico después de que le advirtieran que podría enfrentar cargos legales por usar la palabra “Olímpico.”

Ni los familiares de la Duquesa de Cambridge se salvan, pues la empresa de eventos y artículos para fiestas de la familia de Kate Middleton ha sido investigada por el comité organizador a principios de julio por estar supuestamente infringiendo las leyes de protección de marca al utilizar en su página una sección en la que estarían vendiendo objetos considerados alusivos al evento (con banderas del Reino Unido y material de fiestas con el mismo motivo) bajo el nombre Celebrate the Games , título que ha usado los colores de los anillos y una antorcha para ilustrarlo. A sus dueños se les pidió modificar la página o pagar una multa.

Los casos son tan pintorescos como el del Concejo de Southwark que reportó haber ordenado al dueño de un café en Camberwell retirar de su vidriera los cinco bagels que conformaban el símbolo de los juegos olímpicos debido a la exclusividad que tienen las marcas patrocinantes y a la prohibición que tiene de uso de dichos símbolos, aquellas que no lo son.

Pero las historias no se quedan allí, pues los niños que participaron en un desfile previo a la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos fueron “animados” a usar zapatos deportivos marca Adidas o sin marca para no correr el riesgo de ser apartados del evento. Todo ello para preservar los derechos de los patrocinantes.

Otro caso llamativo ha sido el reportado por la Policía de las Marcas acerca de haber obligado al encargado de una tienda en Stoke Newington a bajar todo la decoración alusiva a los juegos por el uso de la bandera del Reino Unido de y de otros países, cuando se disponía a pasar por allí la antorcha olímpica el pasado 21 de julio. Los agentes uniformados de morado alegaron incumplimiento de las leyes de las marcas olímpicas.

Y para cerrar un caso que ha sido ampliamente reseñado en le Reino Unido en el una abuela de 81 años debió retirar de la venta de caridad en una Iglesia de Norfolk, un pequeño y muy casero chalequito tejido para una muñeca, porque le había bordado los anillos olímpicos. Situación que a puesto a la opinión pública inglesa a cuestionarse si no se estará exagerando acerca de los derechos de las marcas patrocinantes de los Juegos Olímpicos Londres 2012.

Sigue a Valeria Murgich