Las 7 mentiras más frecuentes de un candidato en una entrevista de trabajo

Seguramente ha pasado por nuestra mente decir alguna que otra mentira piadosa en las entrevistas de trabajo, con tal de impresionar a la gente responsable de reclutar. Sin embargo cuando decimos mentiras, aunque las consideremos piadosas o menores, corremos el riesgo de que éstas sean detectadas por los entrevistadores y salir de manera inmediata del proceso de reclutamiento.
Es muy importante evitar mentir durante una entrevista de trabajo, la clave para no llegar a este punto es prepararse para la mayoría de las preguntas que nos hará el entrevistador, enfocándonos en logros reales y actitudes positivas que hayamos experimentado en nuestros empleos anteriores.


A veces por nerviosismo o de manera inconsciente para salir rápido de una pregunta, decimos lo primero que se nos viene a la mente, sin tomarnos esos segundos de razonamiento valioso que podría ser la diferencia entre quedarnos con la chamba o salir del proceso de selección; por ello es conveniente evitar en todo momento mencionar alguna de las mentiras más frecuentes que emite un candidato en una entrevista de trabajo:

1. Sueldo anterior diferente
No hay necesidad de inflar nuestro sueldo anterior o decir que percibíamos menos para ajustarnos a la propuesta salarial que nos haga el reclutador, pues en un momento de mala suerte podrían solicitar una copia de un recibo de nómina y ahí se darán cuenta de que los datos que se dieron durante la entrevista fueron falsos y esto será causa de quedar a un lado para la vacante postulada.

2. Referencias laborales
El fenómeno de falsear las referencias laborales se da sobre todo en gente que salió mal de su empleo anterior, no lo quieren comentar por miedo a ser descartados y como favor le pide a uno de sus ex compañeros que se haga pasar por su jefe inmediato anterior para no tener problemas con las referencias durante el proceso de reclutamiento.

3. Nivel alcanzado en lenguas extranjeras
Hay gente que pone en el currículum que estudió francés, inglés, alemán y japonés con niveles en escritura y hablado del 80% en adelante y al momento de iniciar la entrevista en alguno de estos idiomas se nos viene la noche encima, porque no esperamos que se llegue a dar la entrevista en otro idioma, así que aguas con tratar de creernos políglotas y a la hora de la verdad se nos venga el mundo encima.

4. Tareas realizadas en empleos anteriores
Hay gente que impresiona cuando empiezan a comentar sobre las actividades que realizaban en sus trabajos anteriores, pues prácticamente ellos eran la piedra angular sobre la que giraba la empresa donde trabajaban, sin embargo, cuando se les aplican los exámenes enfocados al puesto no tienen evaluaciones satisfactorias y tienen que ser descartados. Así que más vale ser objetivos en este punto y no exagerar en aras de impresionar al reclutador.

5. Formación académica
Estudios demuestran que el 22% de los candidatos exageran en relación al nivel de estudios que tienen, la mentira más común en este sentido se da en gente que no ha terminado la carrera y señalan que hasta cuentan con título profesional. Y uno que otro osado se atreverá a decir que cuenta con maestría y doctorado para impresionar al reclutador.

6. Esconder las debilidades
Cuando nos preguntan sobre nuestras virtudes y debilidades, por lo general no habrá problema al momento de hablar sobre nuestras virtudes, pero que tal con las debilidades, ahí sí que nos meten en problemas porque resulta que no tenemos, que funcionamos a la perfección y por lo tanto no hay áreas de mejora en nuestro comportamiento.

7. Ampliar fechas de estadía en empleos anteriores
Otro de los puntos en los que generalmente mienten los candidatos, es en relación a las fechas en las que estuvieron en sus empleos anteriores, pues generalmente no se acuerdan o tratan de ampliar el período en el que estuvieron en sus empleos anteriores y al momento en el que el reclutador revisa las referencias no coinciden con lo que señalaron en la entrevista, por ello es importante estudiar las fechas el día anterior a la entrevista para que todo cuadre a la perfección.

Si queremos conseguir un puesto en una empresa, lo mejor que podemos haces es confiar en nuestras habilidades y capacidad técnica con la que hemos sido preparados para enfrentarnos al mundo laboral y no basar la impresión con el reclutador a base de mentiras que tarde o temprano saldrán a la luz y será peor para nuestra imagen profesional.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299