En México, actualmente hay cerca de 56 millones de personas que forman parte de la población económicamente activa (PEA). Sin embargo, existen millones de profesionales en busca de una oportunidad.

Una vez que se busca el momento de dejar atrás el desempleo por medio de envíos del currículum vitae, la siguiente etapa es la entrevista.

Recordemos que la entrevista de trabajo es la técnica más utilizada en los procesos de selección de personal. Por parte de recursos humanos, el momento puede marcar la diferencia entre adquirir un nuevo elemento para la empresa o no, pero para quien busca la oportunidad es el momento clave en el que debe “venderse”.

Este momento crucial no debe verse como el momento incómodo en el que debes asistir con vestimenta formal e incómoda, el CV impreso y con conceptos sobre la empresa aprendidos. La entrevista es para quienes son exitosos, una oportunidad para exponer lo mejor de sí.

Sin embargo, algunos piensan que la entrevista constan de explicar el contenido del currículum, lo que en realidad el reclutador ya se dio el espacio de leer, y que de hecho resulta un fastidio y una situación repetitiva que hace perder el tiempo al entrevistador. ¿Contratarías a alguien que te hace perder el tiempo?

Es por ello que cuando cambias la visión a la oportunidad de venderte, puedes analizar de distinta forma lo que ocurre. Algo que siempre sucede en las entrevistas es recibir una serie de preguntas que aunque las escuchamos muchas veces, no logramos desarrollar una respuesta asertiva y más aún, no nos damos cuenta de que son trampas que te tienden para saber si en realidad serás apto para cubrir el puesto.

Si tropiezas en una o dos prácticamente estarás descartado para la vacante, por ello te indicamos que son las siguientes:

Dime dos de tus peores defectos

Desde OCC indican que con esta pregunta, el reclutador busca conocer “tu capacidad para asumir tus errores y tu habilidad para corregirlos”. Las respuestas que más escuchan los reclutadores son “soy demasiado responsable, perfeccionista”… un mal intento por convertir una virtud en un defecto. Lo que puedes responder es con honestidad un defecto que pudieras detectar desde un test psicométrico previo y sumar un contexto de por qué crees que al final ese defecto queda diluido por tu capacidad de “x” virtud.

¿Qué es lo que más te disgusta de tu jefe actual o anterior?

Jamás debes hablar mal de una persona, ni de ti, ni de alguien más, mucho menos si no está presente. Deberás responder que si hay algo que te disgusta es que tu jefe o ex jefe no tenía demasiado tiempo para compartir mucho más su experiencia y capacidades con el equipo; sin embargo, lo que tú pudiste aprender de él o ella, siempre trataste de compartirlo con los demás (demuestras liderazgo y trabajo en equipo).

¿Qué es lo más grosero que has hecho a algún colega de trabajo?

En esta pregunta el reclutador buscará indicios de reacciones viscerales o impulsividad, por lo que lo mejor que puedes hacer es ser honesto con que no siempre encuentras colegas con los que te llevas 100 por ciento bien, pero que lo importante es tratar de que le trato siempre sea cordial y que en algún momento no has respondido un buenos días, pero que no ha sido de forma consciente.

¿Por qué no debería contratarte?

Aquí hay un camino fácil de tomar, elige dos virtudes que vayan de acuerdo con el puesto y di algo como “Si a tu compañía le molesta un elemento que entregue el trabajo en tiempo y forma y que siempre dé lo mejor de sí, entonces no soy la persona indicada”.

¿Cuál es tu reacción al recibir una crítica?

Aquí es claro que RH busca saber cómo reaccionarás ante un “regaño”, si eres de los que golpean las mesas o gritan obviamente considérate descartado y probablemente debas buscar algún terapeuta. La mejor respuesta es ser sincero sobre que una crítica siempre es difícil de escuchar, pero que en tu entendimiento de que puede hacerte crecer, tratas de escuchar pacientemente lo que tienen para decirte y que reflexionas al respecto.

¿Cuánto tiempo piensas trabajar en mi empresa?

De acuerdo con Universia España, se debe responder “el máximo posible”, porque las empresas no se arriesgarán a contratar a alguien se vaya en poco tiempo.

La solución

Estás preguntas buscan una respuesta negativa que denote los peores aspectos de tu forma de trabajar, desde tus palabras, por lo que son una trampa definitoria de si te quedas con el puesto o no.

La respuesta puede ser variada, pero en general hay una fórmula para responder de la mejor manera, el primer paso es hacer un cambio de connotación, llevar de lo negativo que se pregunta a lo positivo en la respuesta.

Como segundo paso: el contexto. Después de guiar la respuesta a aspectos positivos deberás describir lo que rodea tu postura y finalmente dar tu respuesta, pero el contexto habrá brindado tu perspectiva a recursos humanos.

Lo más importante es vender algo en la respuesta, destacar alguna de tus habilidades y virtudes, sin sonar egocéntrico.

Entonces, son tres las claves de una respuesta: connotación, contexto y vender.