La verdad sobre la mercadotecnia en redes sociales

alvaro-rPor Alvaro Rattinger
email [email protected] twitter @varu28

Hoy todos estamos (o decimos estar) inmersos en redes sociales, la competencia por amigos en facebook se ha convertido en una medalla social. Nuestra foto tiene que ser la más creativa, que enseñe lo menos posible y de preferencia desde una perspectiva imposible dónde sólo se ve parte de la cara o un ojo. Las tintamos de verde para rebelarnos contra las elecciones en Iran, ponemos una de cuando éramos pequeños o esbeltos o por supuesto, si es posible nos damos una ayudadita con photoshop. Las redes sociales llegaron para quedarse, desde abuelos hasta adolescentes las usan y las empresas se lanzaron sobre ellas con la esperanza de tener un nuevo canal para vender y comunicarse con el cliente.

La realidad es que las redes sociales son una forma eficiente de comunicarse con los consumidores, si observamos los últimos números de facebook podemos entender por qué las grandes marcas están tan emocionadas. Según alexa.com en promedio un usuario invierte 27.1 minutos por día en esta red social, más de lo que muchos dedican a televisión hoy en día. Hacer mercadotecnia en redes sociales es muy útil; sin embargo, por su naturaleza se piensa erróneamente que es fácil y rápido logra una campaña exitosa en este medio. Para entenderla mejor se debe considerar lo siguiente:

1. No es barato.

Se piensa que al no existir un costo para ser miembro de las redes sociales se alcanza a los consumidores gratuitamente y nada podría ser más lejano de la verdad. Los usuarios de las redes sociales son muy exigentes del contenido que reciben de las marcas y son muy selectivos sobre a quién seguirán y aceptarán como amigos. En especial es cierto cuando se habla de redes simétricas como facebook, dónde aceptar a un amigo conlleva compartir tu vida con él.

2. No es un foro abierto para vender productos.

Las marcas en un esfuerzo por acercarse a las redes sociales han comenzado a patrocinar a blogueros para que escriban 24/7 de sus productos tanto en sus blogs como en facebook, twitter, hi5 etc… Hacerlo de manera discreta funciona bien; sin embargo, si cada vez que lees el post de un amigo te recomienda un producto de Dove® seguramente dudarás de su imparcialidad.

3. Requiere mucho mantenimiento.

Si como marca o agencia quieres comenzar una campaña en redes sociales debes considerar que es un trabajo de 24 horas. Tendrás que contestar comentarios y twittear a toda hora. Las redes sociales tienen mucho que ver con la reputación, sólo puedes mantenerla siendo congruente y constante. Requiere tener en tu equipo a una persona que entienda este ambiente y darle todas las herramientas. No es válido iniciar una campaña en redes sociales y después recriminarle que pasa todo el día en Facebook.

4. Es a largo plazo.

Construir listas de amigos o seguidores es un trabajo de largo plazo. No se trata de tener un millón de seguidores en un día, el objetivo es mantener su atención a través de contenido relevante. Un buen ejemplo es my.barackobama.com que funciona como plataforma para reforzar la estrategia de facebook y además entrega más herramientas a sus seguidores, aún después de convertirse en presidente.

5. No hay omnipresencia en redes sociales.

Algo muy común al crear estrategias de mercadotecnia en redes sociales es la tentación de estar presentes en todas los sitios de este tipo, desde twitter hasta facebook. Nuestros clientes no están necesariamente en todas las redes, todo depende de sus preferencias, si hablamos de un servicio para empresas es posible que linkedin.com funcione mejor que myspace.com. Nada desgasta más una relación que recibir una invitación a 100 redes distintas de parte del mismo amigo, sería el equivalente a tener 20 números celulares de la misma persona.

La mercadotecnia en las redes sociales se convertirá en una habilidad necesaria para todo mercadólogo en el corto plazo, entender cómo aprovechar mejor este nuevo campo de batalla es indispensable.

Otras columnas del autor:

Mercadotecnia en tiempos de crisis
Mercadotecnia Viral, ¿estrategia o consecuencia?