La tendencia para el 2016 en campañas electorales

La tendencia en la política mexicana para el 2016 es hacer una campaña más enfocada a plataformas digitales, si bien ya se vienen haciendo desde hace varios años, la realidad es que el candidato que no esté en estos medios perderá la oportunidad de vincularse con una parte importante de la población.

Tengo muchos años que he estado vinculada en campañas electorales y he visto como en un principio pocos políticos fueron los que le apostaron a las redes sociales pues poca parte del electorado estaba ahí. Ahora es casi una obligación si no se quedan atrás con respecto a sus competidores.

Pero no es solo estar en las redes sociales y estar por estar, sino realizar toda una estrategia para poder enlazar la parte digital con campañas en tierra.

La ventaja competitiva que ofrecen las redes sociales es amplia, pues brindan la posibilidad de mantener conversaciones con el electorado o sus seguidores no solo en forma de difusión de noticias. Muchos políticos solo publican lo que están haciendo, la foto con los líderes del partido, hasta caen mal a quienes los seguimos porque hacen un protagonismo exagerado pudiendo caer en la arrogancia. Sin duda es una mala práctica si no hay sensibilidad tanto en las fotos como en los textos y si no es combinada con otro tipo de posteos que interesen a los seguidores.

Recomiendo utilizar en una campaña electoral: Facebook, Twitter, Youtube, Instagram y Google+ como las principales. Aunque esto va a depender de la ciudad y el electorado a quien vaya dirigido, ya que en lugares donde existe gran cantidad de internautas se deberán tomar en cuenta Periscope, Pinterest, Snapchat, Flickr, Swarm, etc. Según sea la cantidad de usuarios en cada una de las redes. Y por ejemplo en una campaña donde el electorado solo tiene acceso a Facebook se deberá simplemente enfocar todos los esfuerzos a esta red.

Por ello mantener las conversaciones es primordial en las distintas redes, saber quienes son nuestros usuarios, cuáles son sus aspiraciones, nos puede ayudar a establecer vínculos más cercanos para poder ganar la confianza sin llegar a hacer proselitismo de forma directa. Además el candidato a través de ello puede darse cuenta de las necesidades y tener más sensibilidad para ayudar a la población.

Cuando se llegue a fidelizar a los seguidores se puede tomar en cuenta para hacerlos embajadores, es decir, serán replicadores de la información que publiquen. A eso le llamo hacer conversiones donde cada seguidor digital debe ser parte de una comunidad y hacer que éstos lleguen a transformarse en un voto o en personal de activación que pueda apoyar de cualquier manera.

Hay infinidades de campañas que se pueden aplicar pero lo importante es no ver a las redes sociales como ajenas a una campaña electoral, mas bien integrarlas y ofrecer materiales de contenido que ayuden a fortalecer y a mostrar el lado sensible del candidato, la cercanía y difundir los mensajes de forma diferente ya que van a un público más dinámico.

Espero que les haya servido pues ya vienen algunas campañas y desde ahora prepárense no esperen a que llegue el tiempo electoral porque las redes sociales no hacen magia.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299