A la tarea del community manager la hace cualquiera, en cualquier momento

Buenos Aires, Argentina.- Contratar a una persona (o a un grupo de personas) para que lleven adelante la gestión de las redes sociales de una marca reporta una serie de ventajas. En este artículo, cinco elementos claves que hay que conocer para convencer a las compañías que inviertan en community managers y destierren la idea que es algo que “hace cualquiera, en cualquier momento”.

Las redes sociales van mucho más allá de la conexión transversal de personas en la web. Sin embargo, muchas marcas (en rigor, las compañías que están detrás; o mejor, las personas que están detrás de las compañías) aún no toman una real conciencia de este proceso.

Por esto, el sitio web argentino iprofesional publicó una serie de conceptos que busca desterrar ese mito que habla (y que muchos empresarios argentinos lo llevan a la práctica muy convencidos) de que la labor del community manager la puede hacer cualquier miembro de la compañía, en sus “tiempos muertos” o libres entre una tarea “importante” y otra.

Claves para convencer a los empresarios:

  1. Imagen. La redes sociales (muro de Facebook y TL de Twitter) son la vidriera de las marcas en Internet. Y usted, señor empresario, sabe que “la imagen lo es todo”. Por esto, si quiere ser el CM de su empresa, renuncie primero y contrátese para social media después. O dirige la compañía, o “tuitea” y “facebookea”.
  2. Confianza. La competencia cada vez es más grande y es importante aportar un plus a la información que se proporciona sobre los productos. “El community manager se puede encargar de generar esta confianza, ya que conoce las carencias de la competencia cara el cliente y, de esa manera, puede establecer esa diferencia que resultará clave para decantar la decisión del cliente”, explica el sitio argentino.
  3. Comunicación. La redes sociales son un gran altavoz en la red. Proporcionan viralidad, indexación e interacción permanente. “El community manager está preparado para ser la voz de la compañía”, dice iprofesional.
  4. Respuesta. El “libro de quejas” ya es cosa del pasado señor empresario. El community manager es ahora, con el asesoramiento y la capacitación adecuada, quien se encarga de responderle a un cliente insatisfecho.
  5. Monitorización. Es importante escuchar lo que se dice de la marca. Todo esto puede ayudar a saber cuáles son los puntos fuertes y débiles de la acciones de la empresa.

Sigue a Pablo en Redes Sociales


SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299