La RAE aceptará nuevas palabras desde septiembre y es tendencia en las redes

La Real Academia Española aceptará “iros” como imperativo del verbo ir. Lo adelantó el escritor y académico de la RAE, Arturo Pérez-Reverte.

Este lunes amaneció con una tendencia poco frecuente en las redes sociales: La RAE. La explicación llega desde España, es 100% producto de Twitter y surgió luego de que el escritor y académico de esa entidad, Arturo Pérez-Reverte, respondiera a través de esa red social una consulta de una usuaria de la red.

Fue así: la usuaria @Neith1122 le preguntó a @perezreverte cuál era el imperativo de ir, si ¿iros, idos o íos?. A lo que inesperadamente Pérez-Reverte contestó: “La RAE acaba de aceptar iros, tras mucho debate, pues nadie decía idos o íos. Ya se puede usar sin complejos. Será oficial en otoño”.

“Lo correcto sigue siendo ‘idos’. Pero se registrará ‘iros’ como de uso habitual”, aclaró el académico en su cuenta de Twitter.

La RAE, por su parte, le dijo a Europa Press que el Pleno de la RAE aprobó esta modificación recientemente, aunque aún no se ha incorporado a la edición en línea, sino que esperan que ocurra a final de año. El de “iros” será sólo uno de varios nuevos términos que aceptará como válidos la Academia, por lo que habrá que estar atentos a cuáles serán.

Esto generó todo tipo de comentarios en Twitter, lo que llevó a “La RAE” al top 10 Global de la red de Jack Dorsey. Como generalmente pasa, se formaron dos bandos: los que defienden los cambios de la Real Academia argumentando que el lenguaje debe adaptarse a los usos y costumbres, y lo que dicen que cada vez se habla peor y que esos errores terminan siendo avalados sin necesidad.

La RAE y las agencias

La RAE es frecuentemente objeto de acciones de las agencias de publicidad. En 2016, por caso, la marca de leche Puleva lanzó únala campaña ‘Qué es una madre’ de la mano de Havas. El objetivo: lograr con el apoyo ciudadano el cambio de la acepción de “madre” en el Diccionario de la RAE, donde se le define como “mujer o animal hembra que ha parido a otro ser de su misma especie”.

Decían que no era suficiente, ya que consideraban que la maternidad tiene un significado más extenso, que va más allá del aspecto biológico de traer un hijo al mundo y, por ello, proponían recoger firmas para ampliarlo.