Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

La radio no ha muerto: este es su papel de cara a la nueva normalidad

La radio sigue su camino entre la preferencia de los consumidores y ha dejado de ser un mero entretenimiento, para convertirse en una fuente confiable de información de cara a esta nueva normalidad

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
radio
  • La radio es uno de los medios que ha potenciado su audiencia de la mano de las nuevas tecnologías, poderlo llevar a todos lados mediante el internet ha propiciado esta situación.
  • La radio consiguió durante la pandemia la confianza de la audiencia, que halló en este medio una forma confiable de comunicación sobre la pandemia. 
  • El confinamiento fue uno de los impulsadores de esta nueva dinámica, donde se exploraron nuevas formas de entretenimiento, en un principio, pero también como medio informativo sobre las más recientes noticias de la emergencia sanitaria. 

Cuando llegó la pandemia de coronavirus, todo se envolvió en incertidumbre, acostumbrado a un vertiginoso ritmo de vida, nos enfrentamos de golpe a una nueva realidad, una de confinamiento en nuestros hogares que llevó a cuestionarnos el papel que algunos medios de comunicación tendrían, a nivel informativo, las redes sociales reinan, porque es en ellas que se pueden desenvolver la mayoría de los formatos que antes conocimos en lo individual como los noticieros o programas radiofónicos, pero ello no mermó el entusiasmo del sector, por el contrario, los animó a emprender esfuerzos creativos y a recuperar factores como la confianza que con el tiempo se fueron perdiendo, la radio tomó una suerte de segundo aire que está demostrando ser eficaz y se consolida como una de las fuentes más confiables de información en medio de una emergencia sanitaria que aún permanece vigente .

La contingencia por COVID-19 tuvo a gran parte de la población la mayor parte del tiempo en casa, un escenario que fue favorecedor para la radio, un medio que durante la pandemia aumentó su alcance, pero que tras un año tuvo una mayor recepción de la audiencia que halló en este medio de comunicación, no sólo la posibilidad de entretenerse, también de informarse. Lo anterior, sumado a la dupla que logró con las plataformas digitales, le otorgó un sitio privilegiado entre las preferencias de los consumidores.

Y es que la pandemia no sólo modificó las dinámicas de los escuchas, sino que potencio los viejos hábitos, para la industria radiofónica fue esencial volver a conocer a su audiencia, así lo deja de manifiesto Carlos Gambini, Regional Director, Radio, The Walt Disney Company Latin America en entrevista para Merca 2.0 “La pandemia nos ayudó a seguir entendiendo los nuevos hábitos de consumo de los radioescuchas que evoluciona día a día y cuyas prioridades e intereses son muy dinámicos. Adaptar nuestros mensajes de optimismo, posicionándonos como un gran aliado de entretenimiento e información”

La radio en la nueva normalidad

Según Statista, entre principios de marzo y mediados de abril, el tiempo promedio diario viendo televisión aumentó de 299 minutos (4 horas y 59 minutos) a 345 minutos (5 horas y 45 minutos). La mejor semana alcanzó 68.1 millones de mexicanos consumiendo televisión.

La radio también tuvo un ascenso en audiencia entre marzo-mayo de 2020 durante la pandemia: creció 4.36 por ciento: pasó de 5.97 a 6.23 puntos porcentuales al día, un ascenso equivalente a 19 minutos más de escucha de radio al día, expresó un estudio de Nielsen-Ibope.

Debido a las restricciones de movilidad, la escucha radiofónica fuera de casa (auto, trabajo, transporte) disminuyó 31%, pero dentro de los hogares creció 33 por ciento. Conforme el retorno a las oficinas se “normalice”, la radio tradicional podría regresar a los niveles de escucha pre pandemia. Sin embargo, muchas empresas y negocios ya experimentaron los beneficios del teletrabajo, por lo que la radio podría fidelizar esas audiencias que harán home office como parte de la nueva normalidad.

El género favorecido por la pandemia fue el de los noticiarios, el de mayor tiempo de transmisión con el 20.74 por ciento, según datos del estudio ya citado de Nielsen. Durante la primera semana de la contingencia (marzo) los noticieros en todos los medios, ya sea televisión o radio incrementaron su audiencia 3.16 por ciento, pero a la segunda semana creció 23.1 por ciento.

A partir de la contingencia, los hábitos de consumo de la radio se modificaron, principalmente en la hora de encendido, que se retraso alrededor de una hora comparado con el horario promedio antes de la pandemia.Esto pudo obedecer al tiempo de traslado regular que ocupaba la gente para dirigirse a sus centros de estudio o trabajo, una actividad que la mayoría dejó de hacer.

Antes de la pandemia, el promedio de escucha era de tres horas con 47 segundos, un tiempo que, durante la contingencia, se elevó a tres horas con 19 minutos y nueve segundos.Sin embargo, aunque el escenario ha ido cambiando y ‘la normalidad’ va configurándose de nueva cuenta, lo que podría dar lugar a que los niveles de audiencia y tiempo de escucha se ajusten a la baja, ha sucedido lo contrario. Actualmente, el tiempo de escucha de radio es en promedio de tres horas, 47 minutos y 31 segundos.Para la consultora, el actual escenario para la radio confirma su estatus de medio de acompañamiento en las actividades diarias.

Buenos y malos ratos para la publicidad

Este crecimiento de la audiencia en los medios tradicionales contrasta con los problemas que resultaron para el mundo  publicitario ocasionada por la cuarentena, que tuvo en la radio, televisión, prensa y revistas a cuatro industrias que se movieron en una dualidad. Y es que, por una parte, las personas no podían salir a comprar como lo hacían antes de la pandemia, por lo que anunciarse en los medios se antojaba innecesario. Pero a la par, países como el nuestro con unas elecciones en puerta, no podía darse el lujo de cortar las comunicaciones publicitarias y no fue lo único, en la nueva normalidad los anunciantes se mostraron ansiosos por volver a los escaparates, que el consumidor volviera a conocer su producto y con los pujantes números que dejó el confinamiento hallaron en la radio y la televisión abierta esta posibilidad.

El reto para los medios de comunicación ‘tradicionales’ es conservar esas audiencias que regresaron a la radio, la televisión abierta y la prensa (digital) para entretenerse e informarse durante la emergencia sanitaria ¿Qué estrategia seguir para conseguirlo? Es uan respuesta que deberemos obtener en el corto plazo para capitalizar el momentum.

Ahora lee:

Otros artículos exclusivos para suscriptores