La psicosis deseada y expresada en una película

La aprobación por las ejecuciones o manifestaciones socioculturales contra la Ley reflejan los deseos contenidos que tiene una persona y que en su fantasía ha pensado, pero no se atreve a decir o hacer, es más sencillo desplazar o transferir en los otros lo que queremos hacer pero que por los juicios morales no nos atrevemos a realizar o verbalizar.

La locura o propiamente dicha, la psicosis, sigue siendo una fuente muy rica para atraer las miradas de la sociedad y del consumidor, un ejemplo de esto es la recién estrenada película ‘Joker’, que ha roto récords en taquilla en varias partes del mundo lo que nos demuestra el gusto morboso por la estructura psicótica de la personalidad.

No soy un crítico del cine por lo que mis comentarios por los elementos que componen la película serían inverosímiles por lo que solo expondré mi punto de vista desde la conducta manifiesta por la sociedad.

Fue de mi atención la calificación que otorgaron los críticos en Rotten Tomatoes con una aprobación del 68 por ciento versus un 90 por ciento de la audiencia, lo que significa que para el público la película fue muy bien aceptada, aunque no tengo la cifra de México, no dudo que diste de una diferencia significativa en nuestro país.

El observar a un psicótico puede ser muy atractivo debido a que se atreven a hacer aquellos actos que los neuróticos no se atreven a realizar pero que lo han pensado, por ejemplo, cuando nos enojamos con el jefe, la pareja, los amigos o incluso los padres podemos elaborar en segundos un deseo de querer terminar con su vida e incluso lo verbalizamos en forma de chiste diciendo “lo o la quiero matar”, pero hacemos contacto con realidad y sólo se queda en un deseo no ejecutado, pero quizás si manifiesto en palabras de agresión tales como las groserías o en caso extremo los golpes, conducta más fronteriza, perversa o border.

Estas manifestaciones son derivados de un deseo inconsciente de muerte como respuesta a una situación frustrante y al observar que alguien más se atreve a hacerlo nos da un goce que puede ser culposo.

Los que formamos parte de una sociedad aceptamos en mayor o menor proporción la Ley impuesta por las instituciones tales como la familia, el estado, la religión, entre otras, pero no quiere decir que no elaboremos pensamientos alternos para liberar la tensión psíquica que van desde lo mágico (cuando pensamos que haríamos si resultásemos ganadores de lotería), lo religioso (ante un fuerte sismo podemos reaccionar pidiendo a Dios salvación) o hasta lo psicótico (ser alguien quién no soy o hacer algo que no debo), pero estos pensamientos no se concretan en la realidad.

Todos soñamos estando despiertos o dormidos y en estos breves segundo o minutos elaboramos pensamientos que deseamos hacer pero que no nos atrevemos, por lo que cuando observamos a alguien realizarlo o nos causa identificación o miedo debido a que también lo hemos pensado.

‘Joker’ no es la primera película de psicosis que atrapa a una audiencia, en su momento ‘Split’ (Fragmentado) fue también bien recibida, lo que nos muestra la necesidad de proyectar en una película nuestros pensamientos psicóticos resultados de la opresión y frustración que estamos viviendo.