La nueva verificación vehicular cambiará la ciudad de México por esta simple razón de marketing

Los nuevos parámetros de verificación vehicular en la ciudad de México tendrán un impacto enorme en la configuración del parque de automóviles. A partir de 2020, el holograma 00 sólo se entregará a autos nuevos con rendimiento mayor a 15 Km por litro, además de cumplir con el estándar C de la NOM de emisiones de partículas contaminantes. Todos los demás automóviles tendrían que verificar cada seis meses. La implicación es enorme ya que hasta el momento un estímulo importante era evitar la verificación semestral a través de la compra de un auto nuevo. Un dato interesante es que sólo el 30 por ciento tienen hologramas 1 y 2. Tras las mediadas, aumentará al 50 por ciento. En ese sentido podría pensarse que la gran mayoría de los autos que circulan en la ciudad cumplen con los requisitos para circular diariamente; sin embargo, una simple inspección visual podría confirmar que sucede lo contrario. El día de ayer después de comentar esto en medios de comunicación recibí un cúmulo de fotos de vehículos que flagrantemente contaminan en la ciudad.

No obstante, no se trata solamente de contaminantes. A cada acción de gobierno habrá repercusiones en el mercado. Naturalmente el gobierno de la ciudad busca estimular la venta de autos eficientes y en la medida de lo posible versiones híbridas o eléctricas. No es mala decisión, se debe comenzar por algún lugar. Por consiguiente se busca generar más conciencia entre los automovilistas sobre las consecuencias de sus decisiones de compra. En ese sentido podría asumirse que la mayoría optaría por autos eficientes o ecológicos; sin embargo, el consumidor rara vez actúa racionalmente. Pensemos en el costo de adquirir una unidad nueva en el rango de verificación más privilegiada. Un auto con rendimiento de 15 km por litro cuesta aproximadamente 233 mil pesos, esto equivale a 173 mil días de renta de un auto en condiciones similares. Si pensamos en viajes de Uber, el consumidor podría rápidamente decidir que prefiere no tener automóvil.

La idea de tener menos automóviles podría ser deseable, si no consideramos las implicaciones económicas que frenan dicha industria. Por otro lado el consumidor seguirá viajando, en ese sentido la demanda de ubers subirá dramáticamente. Recordemos que los ubers casi de manera natural pueden incluir en su estructura de trabajo un día de descanso, en ese sentido podría ser posible que no sean afectados por la restricción de un día sin circular. Además en la medida en que exista una contingencia ambiental, la creciente demanda compensará el no circular por lo menos a los choferes no afectados ese día. Según un reporte de Schaller Consulting en 2018 las empresas como Uber, Lyft o Cabify agregaron 9,173 millones de kilómetros de conducción en las nueve áreas metropolitanas más grandes de la Unión Americana al mismo tiempo que la propiedad de automóviles creció más rápidamente que la población. Según Schaller, 60 por ciento de los usuarios hubieran utilizado transporte público, bicicletas o inclusive evitado el trayecto si los servicios como Uber no existieran. Este dato es sumamente importante y una señal de que el consumidor se adaptará a cualquier situación.

En el rubro ecológico también existe un problema, la oferta de autos híbridos y eléctricos es paupérrima y se limita a poco más de una docena de modelos. Toyota por ejemplo recientemente agregó una oferta importante a su línea; sin embargo, una visita rápida a un distribuidor comprobará que la gran mayoría de sus vehículos está rebasado por la demanda. Sin mencionar el precio de los modelos disponibles que dista mucho de ser accesible para la gran mayoría de la población.

En ese orden de ideas se entiende que es muy posible que la ciudad se pueble de autos subcompactos, en gran medida ya sucede, de los 10 autos más vendidos durante marzo de este año, sólo uno carece de lo necesario para obtener la calcomanía 00 entre ellos Nissan Versa, Chevrolet Aveo, Nissan March, Volkswagen Vento, Chevrolet Beat, Nissan Sentra, Volkswagen Jetta, Chevrolet Beat NB, Kia Rio Sedán, Ford Figo Sedán. Otra realidad es que el consumidor en muchos casos optará por evitar la tenencia de autos, no sólo en costos, también por evitar la problemática. Esto redundará en un aumento de demanda en servicios como Cabify y Uber lo que en ciudad de la Unión Americana paradójicamente ha causado más tráfico.

La solución parecería ganar la competencia entre transporte público, costo de tener un auto y los servicios de movilidad. Lo único seguro es que en términos de comportamiento del consumidor las cosas no siempre suceden como se planean.