La moda del “Check-in” llegó para quedarse

Por Guillermo Pérezbolde
@gpbolde

A finales de 2008 comenzó una feroz e interesante batalla que a la fecha sigue dando mucho de que hablar y ha cambiado definitivamente el rumbo de las Redes Sociales, me refiero en concreto a las Check-in Networks que traducido al español suena un poco raro, pero sería algo así como redes de registro de ingreso.



El término en inglés Check-in se refiere al momento en que una persona hace su ingreso por lo general a un avión o a un hotel y sirve para dejar registro de la misma. Pues aunque de entrada parece que no tiene nada que ver, ahora por medio de Apps corriendo primordialmente en smartphones, se han creado comunidades que utilizan el Check-in para mostrar a los “amigos” la manera en que estamos interactuando con el mundo, por ejemplo puedo anunciar donde me encuentro y con quién, qué libro estoy leyendo, la película o el programa que veo, e incluso hasta de que estoy hablando en estos momentos.

Aunque su desarrollo inició en 2008, fue en el evento SXSW en marzo de 2009 que se presentaron las dos principales impulsoras del Check-in como actividad social, en concreto me refiero a Foursquare y Gowalla, las cuales permiten al usuario notificar a sus contactos la ubicación exacta donde se encuentra y mediante check-ins se van acumulando puntos y al darse ciertas combinaciones es posible obtener badges o medallas, como denominada “Barista” que se obtiene en Foursquare al visitar 5 Starbucks diferentes.

Si bien Foursquare y Gowalla fueron las primeras, recientemente han llegado muchas otras tratando de ganar el Check-in de los usuarios, incluido Facebook en 2010 con Places.

Hay ejemplos notables de Apps que han ganado en muy poco tiempo la preferencia de los usuarios, en especial las que permiten hacer Check-in en programas de TV y películas, sí por extraño que parezca, con Apps como Miso se puede hacer Check-in al estar viendo un programa de TV o una película y compartirlo con los contactos que nos siguen.

Otra que fue un paso más delante de sólo cine y TV es Glue la cual permite hacer Check-in en prácticamente todo lo que hacemos, por ejemplo en libros que estoy leyendo, el vino que estoy tomando, videojuegos e incluso en lo que estoy pensando.

En el caso de Miso y Glue un atractivo muy grande son los Badges que se pueden obtener al hacer Check-in en ciertos momentos, temporadas, programas o películas, por ejemplo mientras duró la premiación de los Grammys el pasado 13 de febrero, a los que hicimos Check-in en la transmisión se nos entregó un badge del evento y terminado el programa no hay otra forma de obtenerlo, lo cual los convierte en objetos virtuales de colección.

En este mismo segmento de las Apps para hacer check-in en cine o TV hay otra que en lo personal me gusta por la forma tan diferente en que funciona; me refiero a Into Now, que en lugar de que el usuario busque el programa que está viendo y pueda hacer trampa haciendo click en algo que no está viendo, en este caso la App reconoce el programa o película mediante el audio del mismo y muestra información detallada sobre este y de esta forma lo único que tenemos que hacer es presionar el botón de Check-in y listo.

Desde que descubrí esta App, he tratado de ponerla a prueba con películas viejas y nuevas, programas de TV de todo tipo y es sorprendente la exactitud que tiene, incluso con programas que están casi en vivo , como sucedió con la transmisión de los Grammys que a México llegó con apenas unos minutos de retrazo, y aunque por el momento sólo funciona con programas y películas de EUA, se espera que para finales de este año se cuente con versiones en otros idiomas.

Ok, en este punto es oportuno decir que desde la perspectiva de los usuarios, estas Apps son divertidas, despiertan el espíritu competitivo y generan una gran interacción. Por su parte las empresas pueden tener en este tipo de plataformas una oportunidad de oro para estar en las manos de los usuarios en busca del tan deseado engagement, ya que todas estas App/Networks permiten que empresas privadas coloquen Badges personalizados para que los usuarios las obtengan de la forma en que la propia marca considere conveniente.

El conocimiento que no se comparte, pierde por completo su valor.