La misa Coldplay, una tendencia que nos ayuda a entender cómo funciona una estrategia de comunicación

La misa Coldplay se convirtió en un interesante estudio de la comunicación y cómo lograr utilizarla como estrategia.

La pregunta que trata de contestar ¿cómo llegar a mayor número de audiencias? ha hecho de la comunicación un área de estudio a través de laboratorios en los que se han instalado la mercadotecnia y otros recursos que han ayudado a la evolución del mensaje, frente a las oportunidades y desafíos a los que se encuentra.

Ante la necesidad de estar presente en el interés de la audiencia, la comunicación ha tenido que echar mano de todos sus recursos creativos, pues de lo contrario se encuentra en medio de un sistema saturado por la oferta de contenidos y el exceso de información que pone en desventaja a una estrategia cuando esta no cuenta con el mapa adecuado, para llegar con su público meta.

Es por esta situación que la tendencia de “la misa Coldplay” es una importante lección de comunicación, pues la iglesia católica busco a través de una celebración religiosa ambientada con música de Coldplay, conectar con diversas generaciones de audiencias y comunicar el mensaje religioso de la organización.

La acción emprendida provocó gran interés entre la comunidad universitaria de la Universad Iberoamericana en que se llevó a cabo la ceremonia, aunque también críticas por parte de las autoridades católicas. Sin embargo, el discurso detrás de la acción funciona muy bien como una referencia para entender la importancia de estar presente ante las audiencias en la actualidad, de la mano de recursos creativos que descubren oportunidades de posicionarse llegando con un mensaje, que si bien no es el adecuado para las autoridades que lo censuraron, cumple con planificación, interacción, dinamismo y segmentación, fundamentales para lograr la relevancia de una estrategia de comunicación ante la audiencia.