Durante 2014, el gobierno de la ciudad de México y dependencias como el Fondo Mixto de Promoción Turística, lanzaron la marca CDMX, misma que hasta el momento ha sido utilizada para identificar a la capital de la República Mexicana y promocionarla tanto al interior como al exterior como un centro turístico así como una región potencial para hacer negocio.

Desde aquel momento, dicha firma ha logrado posicionarse con éxito. Hasta principios del año pasado, el ranking mundial “The World City Business Brand Barometer”, ubicaba a la CDMX en el lugar 19 dentro de las mejores marcas ciudad a nivel global.

De hecho, dentro del Top Challengers del estudio, la CDMX encabeza la lista como la marca en desarrollo con mayores posibilidades de superar en el mediano plazo a las mejor colocadas.

No obstante, con la llegada del nuevo gobierno esta marca podría desaparecer toda vez que Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno electa de la Ciudad de México, informó que se constituirá un comité de artistas y diseñadores que analicen si se mantiene o no la marca ‘CDMX’, además de que demostró sus intenciones por tener una nueva propuesta.

En una conferencia de prensa, Sheinbaum detalló que “lo que no nos gusta y no se va a hacer en este gobierno, es contratar empresas consultoras que definan de manera comercial y mercantilista un logotipo, lo que queremos es que haya participación de especialistas en la materia sin ánimos de lucro o de vender como mercancía a la Ciudad de México.

De esta manera ser preve que se organice una convocatoria para definir el sello que en términos turísticos representará a la Ciudad de México así como para establecer el logotipo del próximo gobierno.

Al mismo tiempo, manifestó que no coincide con el actual secretario de Turismo de la Ciudad de México, Armando, López, sobre la importancia que tiene mantener la marca CDMX para seguir impulsando el potencial turístico y de negocio de la capital. La próxima jefa de gobierno, afirma que lo mejor es analizar el caso para hacer una mejor propuesta.

Pensar en un rebranding siempre será buena opción cuando dicho movimiento esté estratégicamente justificado, y aunque en este caso habría que ver cuál es el verdadero argumento, lo que no se debe de perder de vista es el potencial que los activos visuales tienen para cualquier marca.

Esto hace sentido, si se considera que el 93 por ciento de las decisiones de compra se toman con base en las percepciones visuales, según datos de Colourdafast.

De hecho, cuando una imagen de marca logra ser memorable atrapa la atención de las audiencias un 13 por ciento más que aquellas cuyo fondo sólo es informar, al mismo tiempo que consiguen que los consumidores sean 7 por ciento más propensos a conocer sobre una firma y un 6 por ciento más a pensar que la marca tiene mejores niveles de innovación que su competencia, de acuerdo con Siegel+Gale.