La llegada de Ronaldinho al Barcelona, el día que cambió la historia culé

La llegada de Ronaldinho al Barcelona, daría inicio a una historia plagada de éxitos tanto para el equipo como para el futbolista

Durante el final de la década de los noventa y el principio del nuevo milenio, el FC Barcelona vivía uno de sus peores momentos en cuanto a la generación de resultados, no conquistaba las ligas, ni mucho menos las copas de campeones de Europa, por lo que los aficionados, principalmente los más jóvenes voltearon a ver otros colores, en especial el blanco.

La conformación de los denominados galácticos en el Real Madrid, principal rival del equipo catalán, agravó la situación; la llegada de jugadores de la talla de Zinedine Zidane, Luis Figo, Ronaldo Nazario, David Beckham, Raúl González, entre otros, derivó en que el valor de marca del cuadro culé estuviera por los suelos.

Por aquel entonces, Joan Laporta asumiría la presidencia del Barcelona, al tiempo que la vicepresidencia estaría a cargo de Sandro Rosell, alguien que se desempeñó en la víspera como exdirector de Nike Sudamérica, esa misma persona que le brindó a Ronaldinho su primer contrato de imagen, el brasileño tenía 18 años.

Llegaría el 2003 y el Barcelona fijaría su atención en el delantero brasileño, sin duda una de sus mejores decisiones, sin embargo, la llegada al club no sería tan fácil. El Manchester United también estaba interesado en los servicios del oriundo de Porto Alegre; con una gran diferencia, los red devils contaban con todo el presupuesto, a diferencia del conjunto catalán.

Una presión extra, sería la que agregó el Presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, indicó que la contratación de Ronaldinho era clave y necesaria para subir la moral de los catalanes; por lo que una serie de factores que jugaron a favor de la institución culé tuvo que ver con la pretemporada del United en Estados Unidos, un celular no contestado y la ayuda familiar.

Mientras los directivos ingleses viajaban al vecino país del norte, la delegación blaugrana aprovechó para llevar al futbolista al Barcelona, sin embargo, la misión no era tan sencilla, durante el viaje de Madrid a la ciudad de Cataluña había que ocuparse de que el delantero no encendiera el celular ya que eso podría hacer que se repensara la decisión, algo en lo que también fue parte importante la madre del brasileño.

Una vez firmado el jugador, la calidad del número 10, rodeada de un buen grupo de jugadores se encargaría de devolver los momentos de gloria de un equipo y un jugador que se volverían parte importante de una época que alcanza nuestros días.

El primer episodio tuvo que ver con la presentación del crack, ante 30 mil personas, el 21 de julio del 2003, inició formalmente un camino del que no habría vuelta atrás; a pesar de que no se lograron títulos en la primer temporada, el cambio en el juego así como en la afición eran evidentes.

Llegaría la campaña 2005 y con ello los títulos, el último conseguido hasta ese entonces fue en 1999. Al final de esa misma temporada el Barcelona levantaría su segunda Champions, y en el intermedio sucedería uno de los actos más recordados en la historia moderna del futbol; el 19 de noviembre de 2005, Ronaldinho jugaría ante el Real Madrid en el Santiago Bernabéu, su exhibición en la cancha del eterno rival quedaría marcada para la historia, sería el primer jugador del cuadro blaugrana en ser aplaudido de pie.

El final de la temporada 2005-2006 también tendría un hecho sumamente relevante, sería el año en el que el Barcelona lograría colocarse como el club de futbol con mayores ingresos y seguidores en el viejo continente, por encima del Real Madrid.

En la víspera equipo blanco llegó a tener el 40 por ciento de los seguidores en España por el 23 por ciento que seguían al Barcelona; luego de la llegada de Ronaldinho al cuadro catalán, se empataría la cifra con un 35 por ciento de preferencias de seguidores.

Es por ello, que la contratación de Ronaldinho por parte del Barcelona, sería el primer paso de la historia, reputación e imagen que actualmente tiene el equipo; además, y a pesar de la salida del astro brasileño de la institución, la cual no fue en el mejor de los términos, le sirvió de lección al equipo para tratar de forma diferente a sus máximas estrellas.

El futbolista lograría hacerse del Balón de Oro mientras fue culé, algo que marcó el fin de la era de Ronaldinho, pero que marcaría el comienzo del legado de Lio Messi en el Barcelona.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299