Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

La lealtad promiscua. ¡3 señales de que te están engañando!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
La lealtad emocional es tan importante, porque cuando se llegan a tener sentimientos y emociones por una marca, es más difícil que el consumidor la engañe con otra.

Todos los mercadólogos aman los patrones de consumo; pero para sorpresa de ellos, la repetición de compra no siempre es la métrica más confiable para medir la lealtad hacia una marca.

Comúnmente se piensa que si la persona continua repetidamente comprando la marca, es porque es leal. No necesariamente. Los consumidores pueden seleccionar a una marca específica por precio, tiempo o ciertas características del producto y esto no significa lealtad verdadera, ya que cualquiera de estos atributos puede ser mejorado por otra marca competidora, y entonces lo que se pensaba que era lealtad, desaparece.

Por eso es que la lealtad emocional es tan importante; porque cuando se llegan a tener sentimientos y emociones por una marca, es más difícil que el consumidor la engañe con otra, aunque sea solo para experimentar. Pero en la mayoría de los casos toma mucho tiempo llegar a este nivel de lazos afectivos. Mientras tanto, el consumidor puede ser promiscuo, puede estar teniendo varias relaciones con diferentes marcas a la vez; o puede estar siendo repetitivo con una marca sin ser necesariamente leal. ¿Cómo se pueden dar cuenta los mercadólogos del fenómeno de la promiscuidad de los clientes? Aquí menciono 3 señales de las que todos debemos estar atentos:

1. Cambio en Actitud: de repente, el cliente leal ya no está comprando como antes; ha bajado la frecuencia de visita o ha aumentado el tiempo que pasa entre la última vez que compro y la más reciente. Este cliente ya no se siente tan atraído por la marca como en un inicio. Quizás otra marca le está coqueteando de cerca y le habla bonito al oído, a través quizás de precio, conveniencia, atributos del producto, entre otros.

2. Ya no contesta ni responde los mensajes: un cliente enamorado abre, lee y responde las comunicaciones que la marca le manda: responde correos, encuestas, tweets, entre otros. Contesta de inmediato, con gusto, expresa sus sentimientos más profundos diciendo lo que le gusta y no le gusta de la marca. Una señal clarísima de que ya no está tan enamorado, es que esas respuestas ya no llegan, o simplemente ya no abre las comunicaciones que la marca le manda o ya no expresa sus sentimientos como antes.

3. Lipstick en el cuello: la señal más clara y que no deja a dudas de que el cliente está siendo infiel con otra marca y que es la secuencia natural después de la aparición de la señal 1 y 2 anteriormente descritas. Esto puede ser si el mercadólogo descubre que el cliente está saliendo y teniendo un “affair” con otra marca; lo puede descubrir a través de análisis transaccionales, encuestas, focus groups o cualquier otra metodología que le permita conocer que el cliente tiene a otra marca de preferencia.

Es difícil controlar y evitar que un cliente sea infiel; son promiscuos por naturaleza. Por lo menos ahora sabes cómo detectar si lo está siendo. Quizás acabes por aceptar solamente que coquetee con otras marcas pero que al final se quede contigo.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados

Gráfica del día: Empleos generados por Amazon a nivel mundial

Gráfica del día: Empleos generados por Amazon a nivel mundial

Amazon, el gigante del comercio electrónico que fue fundado en 1994 por Jeff Bezos y que al día de hoy opera prácticamente en todo el mundo, advierte que su liderazgo va más allá de encabezar el mercado del e commerce, sino también en su capacidad de adaptarse a los cambios y en crear oportunidades de crecimiento no sólo a nivel tecnológico y de comercio, sino también dentro del plano organizacional.